Las noticias

La crisis en la cultura: pérdidas del 36,5% de los ingresos y un 23% de las actividades suspendidas

Desde hace años, la Fundación Contemporánea de La Fábrica elabora periódicamente su Observatorio de la Cultura, una toma del pulso del sector por medio de un panel de 1.500 expertos que tratan de dilucidar lo mejor y lo peor del año en los terrenos del arte, el cine, el teatro, la música y la literatura. El de 2019 se presentó hace solo un par de meses, poco antes de que la pandemia diera un inesperado vuelco a la situación y devolviera a la cultura a la ciénaga de la crisis.

Hace apenas una semana, ante los estragos causados por el coronavirus, la fundación presidida por Alberto Fesser decidió volver a sacar el estetoscopio para comprobar la salud del latido cultural tras más de un mes de cerrojazo forzoso, y los resultados, recogidos en el documento Observatorio de la cultura urgente, arrojan cifras para la inquietud: un 23% de los consultados reconoce haber tenido que suspender completamente sus actividades y, en promedio, el sector prevé perder el 36,5% de sus ingresos en este 2020. “Pensamos que era oportuno hacer una edición extraordinaria, pero en vez de limitarnos a lanzar preguntas al panel, preguntamos a profesionales de primer nivel para que nos ayudaran a elaborar el cuestionario”, explica Fesser.

Tras establecer contacto con una veintena de profesionales de todos los ámbitos de la cultura privada y pública – nombres como Mariano Barroso, Presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España; Jesús Cimarro, Director de Pentación Espectáculos y del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida; Miguel Falomir, Director del Museo del Prado; Rosa Ferré, Directora de Matadero Madrid; y Tomás F. Flores, Director de Radio 3, entre otros–, se organizaron dos sesiones de trabajo de las que surgieron una serie de preguntas que en dos días han contestado 476 miembros del panel, expertos de toda España que engloban a toda la cadena de producción de la cultura: creadores, gestores, técnicos, promotores, responsables de la Administración…

“Una de las palabras que más se repitió durante las sesiones de trabajo es incertidumbre”, apunta Fesser. Con un 65% del total de las actividades culturales canceladas y a la espera de que se fije definitivamente un horizonte temporal para reanudar las exposiciones, conciertos, rodajes… los profesionales del sector malviven en un limbo en el que se sigue trabajando para ofrecer contenido online (a pesar de su “difícil monetización”, el 88% del sector apuesta a futuro por la digitalización de la oferta cultural) al tiempo que se cierne sobre ellos las amenazas del cierre (un 27% de las entidades privadas aprecian este riesgo como “muy elevado”) y los despidos (un 44% del sector privado ya ha ejecutado un ERTE u otro tipo de ajuste de personal). “Queremos visibilizar esta situación porque, tras este tsunami, el sector no va a poder sobrevivir sin ayudas”, agrega Fesser, que puntualiza: “Las entidades más grandes quizás sí puedan realizar ajustes, pero buena parte del tejido cultural son pequeñas y medianas empresas que sí van a necesitar ayudas”.

De cara al futuro próximo, un 78% de los encuestados admite que no cree que se puedan reanudar las actividades antes del tercer trimestre de este año. De ahí que reclamen a las administraciones públicas “medidas urgentes” para garantizar su supervivencia. “En las grandes instituciones del sector público, se da la paradoja de que en la anterior crisis [financiera, de 2008], se les propuso que buscaran ingresos alternativos a través de la venta de entradas, patrocinios… para ser menos dependientes de lo público, y ahora esto les ha hecho más vulnerables”, explica el presidente de la Fundación Contemporánea, que reivindica: “La Administración pública tiene que responsabilizarse de la supervivencia de este sector, no puede desentenderse”. Entre las propuestas de soluciones que se ofrecen en el informe, destacan iniciativas como “desarrollar un plan de ayudas económicas extraordinarias a las industrias culturales, proporcional al peso en la economía del sector”; “ofrecer un plan de ayudas directas a los creadores y profesionales de la cultura más desprotegidos a corto plazo” y, a medio plazo, “promover medidas fiscales, incluyendo la bajada del IVA cultural”; “estimular la participación de las empresas en la cultura y abordar la ley de mecenazgo” y “aumentar los presupuestos de cultura para impulsar la recuperación del sector”.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply