Lo último

La crisis del coronavirus obra un récord mundial de vuelo sin escalas

La pandemia de coronavirus que sufre una buena parte del globo ha conseguido una hazaña imprevista: el vuelo comercial directo más largo de la historia, de Papeete, la capital de Tahití (Polinesia Francesa), a París: 15.715 kilómetros que, en algo menos de 16 horas de vuelo, dibujan un enorme arco sobre la superficie terrestre.

El avión, que opera la compañía Air Tahiti Nui de manera estable, despegó el pasado día 14 de la capital polinesia y tenía previsto como es habitual parar en su ruta en Los Ángeles. Allí, según obliga la normativa de EE UU, los pasajeros tendrían que desembarcar y pasar por el control de aduanas antes de regresar a la aeronave y continuar su ruta. A bordo de la aeronave, un Boeing 787-9 Dreamliner, viajaron cuatro pilotos.

Pero las restricciones por la crisis del coronavirus le impidieron hacer esa escala técnica, según informó a CNN Travel la compañía en un comunicado: “Este vuelo fue operado de una manera excepcional y con restricciones impuestas por las autoridades estadounidenses de cara a la epidemia de la Covid-19”, recoge el portal web de la cadena de televisión.

El destino comercial que ostentaba el récord de distancia hasta la fecha era de la compañía Singapore Airlines, que ofrece una ruta entre Singapur y Newark (Nueva York) de 15.343 kilómetros desde octubre de 2018.

La hazaña no se va a repetir, de momento. La compañía sustituyó en uno de los vuelos su escala de Los Ángeles por la ciudad canadiense de Vancouver en Canadá, aunque en seguida tuvo que cambiarla de nuevo a la ciudad de Pointe-à-Pitre (isla de Guadalupe), al imponer Canadá restricciones a los vuelos internacionales. 

Leave a Reply