Las noticias

La Comunidad Valenciana limita las reuniones de no convivientes a dos personas en espacios públicos

La pandemia está disparada y buena parte de los hospitales valencianos al borde del colapso. Por ello, la Generalitat valenciana ha anunciado este domingo más restricciones. La más novedosa es que se limitan las reuniones en el espacio público a un máximo de dos personas si pertenecen a núcleos de convivientes diferentes. Solo se podrá exceder ese número en el caso de formar parte del mismo núcleo. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha confirmado otra limitación ya anticipada: en el espacio privado no se podrán reunir más que las personas convivientes en el mismo. En ambos casos, se aplicarán las siguientes excepciones: reuniones laborales o institucionales, actividades en el ámbito educativo y los cuidados a personas vulnerables (mayores, menores, dependientes…).

Además, se decreta el cierre perimetral municipal de las ciudades valencianas de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana y festivos. Es decir: Valencia, Alicante, Elche, Castellón, Torrevieja, Torrent, Orihuela, Gandia, Paterna, Benidorm, Sagunt, Alcoi, Sant Vicent del Raspeig, Elda-Petrer y Vila-real. Este cierre se aplicará desde las 15.00 horas del viernes a las 6.00 del lunes siguiente.

Todas estas medidas entrarán en vigor a partir del lunes y se extenderán hasta el próximo 15 de febrero, una vez se publique el decreto de Presidencia en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), según ha comunicado Puig, tras mantener una reunión con la consejera de Sanidad, Ana Barceló, la subsecretaria, Mònica Almiñana, y la secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, Isaura Navarro.

La Comunidad Valenciana es la tercera autonomía con mayor incidencia del virus de toda España: se han diagnosticado 1.245 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas. Solo Extremadura y Murcia superan a la Comunidad Valenciana en este índice, según recoge el informe del Ministerio de Sanidad de este viernes. La presión asistencial es desbordante: el 59% de las camas UCI de la autonomía están ocupadas por pacientes covid y lo mismo sucede en el 40% de las camas hospitalarias. Ambos indicadores multiplican por dos el límite del riesgo extremo que marca el semáforo de Sanidad.

En este contexto, Puig ha afirmado que el futuro decreto “es un aviso de aquello que ahora no se puede hacer y un llamamiento a la corresponsabilidad” tras “la peor semana que ha vivido la Comunitat desde el inicio de la pandemia”. El objetivo es que se produzcan “las menores relaciones sociales posibles”. “Hoy damos un paso más allá, un paso decisivo en las restricciones que se extienden también en el ámbito privado, y lo hacemos para reducir el máximo contacto social, tanto en el espacio público como también dentro de las viviendas, porque ahí está el gran foco de los contagios”, ha manifestado. No obstante, la Comunidad Valenciana “no pasará de la noche a la mañana a convertirse en un espacio policial, ni mucho menos. Sería imposible y no deseable”, ha añadido.

En este sentido, ha detallado que el 69% de los brotes detectados entre el 13 y el 20 de enero ha tenido un origen social y dentro de los brotes sociales, el 98,7%, “prácticamente todos”, provienen de reuniones con familiares y amigos. “Es en las relaciones familiares donde más nos relajamos y de manera imprudente aparcamos el uso obligatorio de la mascarilla”, ha agregado.

Querella contra una doctora

Por otro lado, la consejería de Sanidad presentará una querella contra la médico María Ángeles Medina por sus declaraciones en un programa de La Sexta en las que afirmó de forma “falsa e intencionada” que la capilla del hospital de Elche era “el retén de los féretros” y se estaba usando “como morgue”.

Sanidad ha asegurado que esas afirmaciones “crean una alarma social en un momento complicado y crucial de la lucha contra la pandemia”, y ha explicado que en la capilla se han habilitado ocho camas para poder acoger a pacientes no covid afectados por otras patologías y con necesidad de asistencia.

El hospital General Universitario de Elche también ha salido al paso de las declaraciones de Medina para desmentir que dicha capilla se estaba utilizando como morgue de pacientes con coronavirus, y ha asegurado en un comunicado que el uso de la capilla se enmarca en la puesta en marcha de los planes de contingencia del departamento de salud y que, desde su habilitación, no ha acogido a ningún paciente hasta el momento. También se ha habilitado la cafetería.

Sanidad considera que Medina, además, ha traspasado “todos los códigos éticos y deontológicos de su condición de médica de familia”. Medina, presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria, afirmó en un programa de televisión nacional que la capilla del Hospital General de Elche “ahora es el retén de los féretros que tienen que trasladar al tanatorio porque se están acumulando” o que esta capilla “se está usando como morgue”, según ha informado Sanidad.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

Descárguese la aplicación de rastreo para España

Guía de actuación ante la enfermedad

Leave a Reply