Las noticias

La Comunidad de Madrid ordena la protección de los restos del Palacio de Godoy

Los restos del Palacio de Godoy hallados en la calle Bailén “deberán conservarse e integrarse en el proyecto de obras”, tal y como ha ordenado la Comunidad de Madrid al Ayuntamiento. Los hallazgos del tercio del palacio que fue eliminado en 1932 descubrieron unos sótanos en un estado de conservación “excepcional”, según concluyeron en sus primeros informes las aqueólogas Esther Andreu Mediero y Carmen Sánchez, que acaban de entregar sus conclusiones a Elena Hernando (Ciudadanos), directora de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. EL PAÍS adelantó las fotografías y los informes que demostraban la importancia de los suelos de granito, los enlucidos en las paredes, los techos abovedados o las escaleras de acceso. Tal y como propuso el consistorio, el pasado enero, las obras de reforma de la plaza de España (presupuestadas en 62 millones de euros) continuarán sin afectar al yacimiento. El Ayuntamiento construirá una cubierta para su protección y la futura musealización de los restos.

Los restos que emergieron son los sótanos, además de parte de la primera planta, hasta una altura de más de un metro. Las imágenes demostraban el perfecto estado al que se refieren, así como los muros de ladrillo y las bóvedas. Ocho meses después de la paralización, este lunes los operarios han retomado los trabajos. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida (PP), se reunió hace tres meses con el responsable de la Dirección general del Espacio Público, Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de Madrid, José Luis Infanzón, que le informó del incremento de un millón de euros para salvar el yacimiento y un mes añadido para la conclusión de las obras, que prevén estar listas en verano de 2021. El alcalde dio su visto bueno a la espera de la decisión que acaba de tomar la Comunidad de Madrid.

Un túnel especial

La idea es mantener el túnel de 300 metros de longitud que conectará la calle Bailén con la calle de Ferraz. La única modificación del proyecto original será la técnica de construcción del túnel a su paso bajo los restos, en una extensión de 45 metros de largo y 20 metros de ancho. “Mientras que el resto del túnel se ejecutará a cielo abierto por el denominado sistema de “cut and cover” [se ejecutan dos pantallas de pilotes a ambos lados de su traza y luego la losa de cubierta para proceder a excavar el vaciado del túnel], en el tramo de los restos arqueológicos del túnel deberá ejecutarse por el sistema “belga”, que es el que se utiliza en las minas”, indican desde el consistorio. Es decir, se realizarán unos paraguas de micropilotes horizontales que permitirán la excavación del túnel bajo las ruinas sin alterarlas.

La delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, ha asegurado que “la integración de estos hallazgos arqueológicos supondrá un enriquecimiento del proyecto original de plaza de España y permitirá a todos los madrileños y visitantes entender mejor la historia de la ciudad”. Explica que se vuelve a poner a disposición de los ciudadanos una parte de su historia que había permanecido enterrada bajo el asfalto en los últimos cien años. El palacio del marqués de Grimaldi, conocido por ser ocupado por Godoy, fue realizado entre 1776 y 1782 por el arquitecto Francesco Sabatini (1721-1797) y recortado en la primavera de 1932. Entonces se procedió al derribo de un tercio del edificio para ampliar la calle de Bailén. La parte que desaparece incluía las estancias privadas de Manuel Godoy, el llamado Príncipe de la Paz y favorito de Carlos IV. Finalmente, en 1943, se erigió la actual fachada y desde 1975 el palacio reformado alberga el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, contiguo al edificio del Senado.

Las obras iniciadas este lunes, tras dos semanas de parón por la crisis sanitaria del coronavirus, han terminado la semana con la demolición del colector antiguo de la calle Bailén, lo que alertó a las asociaciones de protección del patrimonio madrileño. Sin embargo, las estructuras del palacio no se tocarán. La cimentación de las caballerizas construidas por Sabatini tampoco se verán afectadas por el proyecto urbanístico. Se van a desmontar muros y la estructura de contrafuertes aparecida en el limite de los jardines de Sabatini. Los elementos serán recortados y trasladados al almacén municipal de la Casa de campo. [Fotos: los restos del palacio de Godoy bajo la calle Bailén]

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply