Las noticias

La complejidad de la desescalada siembra de dudas al deporte

Los deportistas, tan disciplinados, tan sujeto su mecanismo mental a una vida cronometrada, piden reglas claras, normas, “esto puedes hacer, esto, no”. Ocurre que, ahora, advierten los responsables políticos, organizativos y federativos, la complejidad de la desescalada aplicada a la práctica deportiva profesional es tal que es perfectamente imposible poder resolver todas las pejiguerías que entraña el camino hacia la denominada nueva normalidad. La fase final del desconfinamiento que, según las cuentas más optimistas, se debería alcanzar el 22 de junio, solsticio de verano.

También, todos los llamados actores del deporte español se quieren responsables y del plan tentativo por fases esbozado por el presidente del Gobierno el martes se quedan, esperanzados, como destaca Raúl Chapado, presidente de la Federación Española de Atletismo, en que por primera vez en un asunto tan importante el deporte fuera individualizado y señalado con su propio epígrafe junto a los asuntos verdaderamente importantes como educación, comercio o trabajo. Y también recuerdan que la indefinición del calendario español es menor, de todas maneras, al italiano, donde el 4 de mayo podrán entrenar los deportistas individuales y solo a partir del 18 los equipos, lo que pone en peligro la posibilidad de reanudar su liga de fútbol. Y está el caso de Francia, donde aún no se ha precisado si será el 11 o el 18 de mayo cuando comenzará a retomarse la actividad, y el Gobierno ya ha anunciado que no será posible acabar la Ligue 1.

En España, los deportistas profesionales, aquellos a quienes afecta directamente el parón de la actividad, tienen claro un calendario de mínimos. Es su contenido más profundo, lo que aún debe precisarse en protocolos diferentes según cada actividad.

El lunes 4 de mayo se permiten los entrenamientos individuales, en la calle, de todos los deportistas profesionales y federados, que podrán abandonar, por fin, los rodillos y los tapices rodantes en trasteros, garajes y dormitorios. También podrán volver a los campos y canchas de entrenamiento los jugadores de fútbol Primera y Segunda y los baloncestistas de la ACB.

“Pero me están llamando equipos, el sindicato de ciclistas, corredores… Todos quieren saber en qué condiciones pueden salir a la carretera”, explica José Luis López Cerrón, presidente de la federación de ciclismo. “Quieren saber si tienen que salir solos o acompañados guardando una determinada distancia, si tiene que usar mascarilla o guantes de protección… Quieren saber si solo podrán salir los profesionales y los deportistas de alto nivel, que son menos de 100, o lo podrán hacer todos los federados, desde infantiles a veteranos, que son más de 80.000…”. Y los clubes de fútbol también se preguntan cómo deben ser organizados los llamados entrenamientos individuales de sus jugadores: a qué distancia deben evolucionar uno de otro, o correr, horarios…

El lunes 11 de mayo, cuando se prevé que toda España habrá entrado ya en la Fase I, se abrirán los Centros de Alto Rendimiento (CAR), donde se preparan los deportistas olímpicos y la elite del deporte español, con medidas de higiene y protección reforzados y, si es posible, con turnos establecidos. Asimismo, se abrirán las instalaciones al aire libre de atletismo y tenis.

“Pero, claro, la mayoría de pistas de atletismo son municipales o dependientes de comunidades autónomas, y, de la misma manera que algunos ayuntamientos abren sus parques y otros no, lo mismo pasará con sus centros deportivos”, advierte Chapado, el máximo dirigente del atletismo español. “Y como la desescalada será asimétrica algunos deportistas podrán moverse más que otros… ¿Y podrán los deportistas de otras provincias instalarse en el CAR de Sierra Nevada o de Madrid o de Barcelona?”

Movilidad geográfica

A partir del 25 de mayo, con la Fase II, ya se podrían reanudar la Primera y la Segunda, de las que faltan 11 jornadas, un 30%, con partidos a puerta cerrada. Con esa fecha, de todas maneras, no cuenta Javier Tebas, el presidente de LaLiga, cuyo calendario cuenta con regresar a mediados de junio, ya en plena Fase III. En el aire quedan escollos con el confinamiento provincial, que aún seguiría en vigor a mediados de junio y que limitaría el desplazamiento de los equipos. Y también cabe pensar que no todos los equipos podrán recuperar los entrenamientos colectivos al mismo tiempo, dada la asimetría de las medidas gubernamentales. “Solo pensamos en que vuelva la competición”, dice Tebas. “No voy a entrar en esos temas”.

Las dudas serán resueltas, señalan desde el Consejo Superior de Deportes (CSD), y recuerdan que aún falta la letra pequeña del plan, y que todo será explicado a tiempo. “Los temas específicos del deporte y competiciones federadas se están tratando en el GTID [Grupo de Tareas para el Impulso al Deporte] que se reúne los jueves; el otro día nos enseñaron el borrador que el CSD iba a mandar a Sanidad y ya he visto que el orden del día aparece este tema así que supongo que se va a ver este próximo jueves ”, explica José Hidalgo, presidente de la federación de triatlón y también de Adesp, la asociación que agrupa a las más de 60 federaciones deportivas españolas. Hidalgo se refiere a un grupo de trabajo dirigido por Irene Lozano, secretaria de Estado de Deportes, y en el que se sientan LaLiga, la RFEF, la AFE y otros sindicatos de deportistas, la ACB, federaciones deportivas, el COE, las patronales CEOE y Cepyme, y Dorna Sports, organizador del Mundial de motos. “En ese borrador se contemplaban los temas más específicos por categorización de deportistas”, añade Hidalgo. El deporte en pleno espera la letra pequeña.

Primero los test y 48 horas después los entrenamientos

El fútbol profesional aguarda ansioso que de la reunión de este jueves del Grupo de Tareas para el Impulso del Deporte (GTID), tutelado por el Consejo Superior de Deportes (CSD), salga el empujón definitivo para que a partir del próximo lunes se pueda reanudar el proceso de vuelta a los entrenamientos previa realización de los primeros test, los del tipo PCR, que detectan si el organismo está infectado por la covid-19. Para que comiencen los entrenamientos, que en su primera fase serán individuales, es imprescindible que antes los jugadores hayan pasado un reconocimiento médico. Como los resultados tardan 48 horas, las primeras sesiones comenzarían entre el miércoles y el sábado. Habrá especial atención para con los futbolistas que dieron positivo en el comienzo de la pandemia. A estos, según fuentes médicas de los clubes, se les someterá a un estudio neumológico y serán explorados por médicos internistas.

Los clubes aún no cuentan con el plan detallado para ese primer día y esperan que con el visto bueno de Sanidad al protocolo que le envió el CSD la semana pasada puedan concretar ya con más certeza la vuelta a la actividad. Fuentes del CSD aseguran que esperan poder tener ya la respuesta del ministerio que encabeza Salvador Illa y presentar ese protocolo genérico para todo el deporte que ha reforzado el propuesto por LaLiga.

Por su parte, el sindicato de futbolistas (AFE), que estará presente en el GTID, también está a la espera de conocer el citado protocolo para ajustar una de sus principales exigencias, que LaLiga elabore un plan de riesgos laborales que proteja a sus afiliados ante cualquier incidencia provocada por el coronavirus. Los jugadores —muchos ven precipitada la vuelta—, siguen sensibilizados con la realización de los test si aún no están garantizados para los sanitarios, las fuerzas de orden público y la población de riesgo. La intentona de LaLiga de haber empezado a realizarlos este lunes pasado, citándolos los clubes en sus respectivas ciudades deportivas, airó al colectivo. Ahora, si Sanidad da hoy el visto bueno, se verán obligados a aceptar las órdenes de sus clubes de regresar a los entrenamientos y pasar las pruebas. <NO1>Por ello insisten en la necesidad de ese plan de riesgos laborales que debe asumir la patronal.

Leave a Reply