Lo último

La competición se aplazará indefinidamente si un jugador da positivo por coronavirus

El Torneo de Candidatos que se disputa desde hoy en Yekaterimburgo (Rusia) se aplazará sin fecha de reanudación (conservando los resultados) si uno de los ocho participantes es infectado por coronavirus. La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) ha anunciado esa decisión para calmar a los jugadores. El chino Hao Wang, quien asegura que no se ha retirado “por las presiones de la Federación China”, sorprendió al ganar en la jornada inaugural a su compatriota Liren Ding, 3º del mundo.

“El ambiente es raro, muy distinto a lo normal en un torneo. En el comedor del hotel, los jugadores están alejados, se aíslan, o evitan bajar y comen en la habitación. Hay muy pocos espectadores porque solo se exige una acreditación especial, y solo pueden entrar en la sala de comentarios, no en la de juego”, reveló el neerlandés Jeroen van den Berg, presidente del Comité de Apelación y supervisor de la FIDE. Todo ello contrasta con lo que Van den Berg ve en la calle: “Casi nadie utiliza mascarilla. Si no supieras previamente que gran parte del mundo se encuentra en estado de alarma, paseando por Yekaterimburgo pensarías que no ocurre nada”. El autor de esta crónica tardará al menos una semana en poder comprobar ese testimonio porque está en cuarentena en su habitación por haber viajado desde España.

<a href="javascript:void(0);" class="enlace" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/deportes/imagenes/2020/03/17/actualidad/1584454420_589477_1584466131_sumario_grande.jpg', '1200', '790', 'Las dos comentaristas de la retransmisión en chino: a la derecha, Yifán Hou, número uno del mundo; y Zhaoqin PengMaria Emeliánova/FIDE‘);”>Las dos comentaristas de la retransmisión en chino: a la derecha, Yifán Hou, número uno del mundo; y Zhaoqin Pengampliar foto Las dos comentaristas de la retransmisión en chino: a la derecha, Yifán Hou, número uno del mundo; y Zhaoqin Peng Maria Emeliánova/FIDE

A pesar de que la FIDE ha levantado excepcionalmente la tradicional obligación de darse la mano al empezar y terminar cada partida, los dos chinos se saludaron de ese modo (Ding pasó una cuarentena de dos semanas en Moscú antes de volar a Yekaterimburgo)o, y también lo hicieron los dos rusos enfrentados entre sí, Alexánder Grischuk y Kiril Alexeyenko, cuya lucha -muy intensa, como las otras tres, terminó en tablas. No lo hicieron el francés Vachier-Lagrave y el estadounidense Fabiano Caruana, quienes firmaron otro empate tras una pelea de gran interés técnico.

Aún más dura fue la lucha entre el neerlandés Anish Giri y el ruso Ian Niepómniachi, quien se impuso tras cinco horas y media. Giri intentó sorprender con una profunda preparación casera en una línea muy aguda, pero no logró ventaja alguna. “Todo indica que Anish no previó la jugada 19 de las negras, y eso quiere decir que su preparación no fue buena, por muchas horas que invirtiera en ella”, comentó, en directo para Chess24.com, el campeón del mundo, el noruego Magnus Carlsen, quien defenderá su título frente al vencedor en Yekaterimburgo, probablemente en diciembre en Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

<a href="javascript:void(0);" class="enlace" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/deportes/imagenes/2020/03/17/actualidad/1584454420_589477_1584466300_sumario_grande.jpg', '1200', '800', 'Hao Wang, al comienzo de la partida con su compatriota Liren DingMaria Emeliánova/FIDE‘);”>Hao Wang, al comienzo de la partida con su compatriota Liren Dingampliar foto Hao Wang, al comienzo de la partida con su compatriota Liren Ding Maria Emeliánova/FIDE

A pesar de que no ve “ninguna razón para no salir a la calle a pasear de vez en cuando”, Caruana admitió su zozobra en la conferencia de prensa: “El torneo estuvo a punto de ser cancelado durante las últimas semanas, y hay un riesgo importante de suspensión si un jufador se infecta. Mi vuelo previsto se canceló y tuve que buscar otro urgentemente. Gran parte del mundo está en una situación muy preocupante. Y no tenemos claro cómo volveremos a casa”.

Wang, quien se sintió muy molesto por “los malos modos” con que pasó la prueba del coronavirus durante su escala, procedente de Japón, en un aeropuerto de Moscú, fue más rotundo: “El torneo debió aplazarse. Comprendo que todas las medidas preventivas que se han tomado pueden ser eficaces pero, aún así, el riesgo es grande. A mi me encanta viajar, pero no en estas condiciones”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply