Lo último

La batalla contra el enemigo invisible

Estamos en guerra, eso dijo Macron en su emotivo discurso hace unas semanas. El enemigo es invisible, incluso parecía inofensivo. Nos decían que no representaba una amenaza y, sin embargo, nos ha sorprendido con su crueldad. Hemos perdido las primeras batallas, donde hemos sufrido bajas importantes. Pero ha llegado el momento de hacerle frente. Con todos los medios, sin excusas. La guerra requiere de un gran general. Un estratega que se adelante al enemigo. También hace falta un ejército. Soldados no solo valientes, sino también armados para combatir al enemigo. Hacen falta aliados, porque las guerras no se ganan en solitario. Y hace falta moral, esa que cada día nos empuja a salir al balcón a aplaudir orgullosos a nuestro ejército.

Diego Doménech Arés, Madrid.

No hemos sido los primeros, ni seremos los últimos. Tenemos espejos en los que mirarnos. La resistencia de Ana Frank quedándose en su casa escribiendo su diario, la de Emil Kapaun en la Guerra de Corea prestándose a los combatientes heridos y fallecidos. La de los discriminados, la de los maltratados. ¿Quiénes somos nosotros al lado de ellos? Nos jugamos la vida, pero de otra manera. El frente de batalla es la calle, el arma está en el ambiente, los aliados somos todos y nuestras casas las trincheras. Quedémonos en nuestros puestos, quedémonos en casa.

Carlos León Romero, Sevilla.

Todos los países muestran en desfiles militares su capacidad bélica. Ahora, por la retaguardia, un “extraño enemigo”, la Covid-19, pone en evidencia el error de regatear presupuesto para ciencia, investigación y desarrollo. Pero este virus no es distinto de todos los que ha enfrentado la humanidad con millones de muertos. Espero que cuando superemos la pandemia, con altos costos en vidas y dineros, ahora sí, seamos capaces de capitalizar la experiencia: El peor enemigo de la humanidad no es el hombre en sí, es su falta de solidaridad. Sobreviviremos a esta crisis, pero la siguiente, si no corregimos, quizás nos derrote. Ya estamos advertidos, aunque parece que no enterados: otro enemigo, el cambio climático, acecha ahí fuera. ¿Aprenderemos de nuestros errores?

Enrique Villanueva Vázquez, México DF (México).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply