Las noticias

La banca prevé colocar en pocas semanas los 20.000 millones de euros en avales

Un ciudadano con mascarilla y guantes camina frente a la fachada de una sucursal bancaria.Un ciudadano con mascarilla y guantes camina frente a la fachada de una sucursal bancaria.© Luis Sevillano / EL PAÍS

Los bancos recibieron este viernes por la tarde el contrato definitivo que regulará los primeros 20.000 millones en avales para préstamos facilitados por el ICO. El objetivo es dar liquidez para atender a los gastos fijos de autónomos, pymes y grandes empresas y evitar que cierren a pesar de que sus ingresos se hayan desplomado por la Covid-19. La banca se ha comprometido a agotar la línea “antes del 30 abril”, según un director financiero. Otro cree que durará 15 días. “Atendemos clientes desde el 18 de marzo”, explica. El Gobierno ha puesto severas condiciones para que la banca no traslade al cliente el coste del aval.

Los bancos quieren ser parte de la de solución de esta crisis y devolver, aunque sea moralmente, las ayudas recibidas de los ciudadanos en el crack de 2008 a 2012. Los directivos de banca insisten en esta idea, y este viernes lo repitió varias veces Ana Botín, presidenta del Santander, en la junta de accionistas.

El Gobierno ha metido presión al sector para que cumpla y antes del verano coloque préstamos con los 100.000 millones de avales. Según fuentes financieras, 100.000 millones es la cantidad que el sector presta y refinancia en solo tres meses. Los destinatarios son los afectados por la caída de sus negocios por la pandemia o los que han sufrido un ERTE. El Estado cubrirá la morosidad, si llega, desde el 80%, para los pequeños clientes, al 60% en el caso de las grandes.

El primer paso son los 20.000 millones que se asignarán definitivamente el lunes. La cuantía, sin detalle, ya la conocen las entidades. La mitad de lo recibido en cada banco se destinará empresas, y el otro 50% a autónomos y a pymes. Se entiende por pymes las que tengan menos de 250 trabajadores y una facturación inferior a 50 millones o un balance que no llegue a los 43 millones.

El ICO ha distribuido el dinero según la cuota de mercado del crédito destinado a no hogares, según una clasificación del Banco de España. Con este sistema, el Instituto de Crédito pretende que cada banco se centre en su cartera de clientes y no haga ofertas agresivas o precipitadas para robar cuota de mercado a la competencia, según fuentes bancarias que piden el anonimato. No obstante, sí que será habitual que las empresas pidan avales a varios bancos porque se trata de cuantías elevadas.

Se ha establecido que la entidad que el 30 de abril no haya consumido su cuota la ceda a otras que la demanden. El sector cree que esta primera línea puede durar unas pocas semanas, como apuntan fuentes de Bankia: “La demanda es muy alta”. La clave es que desde el 18 de marzo ya están recibiendo peticiones de los clientes porque es retroactiva hasta esa fecha. “Cuando salgamos el lunes con los contratos definitivos, será como si lleváramos tres semanas trabajando en este tema”, afirma un alto ejecutivo.

Por eso, a ninguno de los bancos consultados les parece difícil acabar esta línea en abril. Los tres grandes, Santander, CaixaBank y BBVA tienen en conjunto casi el 45% de la cuota en empresas. Su actitud marcará la pauta en el mercado, pero no han querido hacer comentarios sobre los avales, más allá de asegurar su interés por financiar a sus clientes en dificultades.

Nuevas ventanas

A Bankia le corresponderá colocar unos 1.500 millones en avales. “Tras esta primera línea de liquidez, calculamos que muy probablemente se deberán habilitar próximamente nuevas ventanas, teniendo en cuenta las estimaciones de solicitudes. Hasta ahora hemos gestionado más de 300.000 clientes particulares y 113.000 empresas para buscar soluciones de financiación”, apuntan en el Sabadell. Esta entidad tendrá avales por unos 2.200 millones. “Existe una demanda muy alta de peticiones por parte de nuestros clientes, por lo que la duración de los primeros 20.000 millones será muy corta”, apuntan fuentes de Bankinter. Esta entidad comercializará crédito con 1.000 millones en garantías.

Lo mismo opinan en Abanca, a los que les han correspondido algo más de 500 millones en avales para créditos. Un portavoz de la entidad gallega cree que los avales se consumirán “en menos de 15 días”. Kutxabank, que espera colocar préstamos avalados por más de 400 millones, también piensa que no se tardará mucho tiempo. Ibercaja, que calcula una cantidad similar a la de su competidor vasco, considera que tendrá más peticiones “de pymes y autónomos que de empresas” por tratarse de su público objetivo. Unicaja se pronuncia en el mismo sentido que estas antiguas cajas, con una cantidad prevista de unos 350 millones en avales.

En la cooperativa Cajamar estiman que accederán a unos 600 millones en esta primera línea y unos 3.000 millones cuando habiliten los 100.000 millones. “Lo más probable es que esta primera partida se agote antes de que acabe abril”, dice un portavoz.

Economía y el Banco de España vigilan

Las entidades son muy conscientes de que el Banco de España y el Ministerio de Economía están vigilando de cerca su actuación. Las autoridades no quieren ningún escándalo con los clientes, y por eso en el contrato del ICO se especifica que los bancos no pueden cobrar a los clientes el coste del aval. El Gobierno ha establecido que cobrará por los avales entre 0,20 puntos y 1,20 puntos, dependiendo del tipo de cliente.

Otro de los aspectos en los que insiste el Gobierno es que los bancos no pueden colocar aprovechando los avales productos propios a los clientes, como seguros de vida, tarjetas o cualquier otro asociado al crédito.

Además, el ICO ha dejado muy claro que no pueden refinanciar créditos morosos del pasado con los avales del Estado. Las refinanciaciones deben ser para problemas surgidos por la pandemia, no anteriores a esta crisis. Fuentes financieras apuntaron que si un banco refinancia créditos malos de antes de la Covid-19 y el cliente entra en morosidad, el ICO revisará el expediente y no avalará la operación. En el contrato se concreta que el cliente no podrá ser avalado si ha sido moroso antes del 17 de marzo o si ha estado en concurso de acreedores. E incluso va un paso más allá: el ICO no quiere que se amortice un crédito viejo anticipadamente para, a continuación, dar otro nuevo bajo estas garantías del Estado.

Fuentes gubernamentales sostienen que el uso de estos avales obligará a las entidades a mantener las líneas de circulante que tuvieran abiertas a sus clientes hasta el 30 de septiembre. También añaden estas fuentes que no se permitirá la competencia agresiva entre bancos y que el verdadero objetivo del Gobierno es que la liquidez llegue a las pequeñas y grandes empresas garantizando el empleo.

Leave a Reply