Las noticias

La ACB debate la suspensión definitiva de la Liga

La NBA, la Euroliga y la Liga Endesa suspendieron la semana pasada todas sus actividades de partidos y entrenamientos ante la expansión del coronavirus. En la competición estadounidense se dieron un plazo de 30 días para evaluar la situación y plantear su reanudación, y el juego parará al menos dos meses; en términos similares, Jordi Bertomeu estableció el parón continental “como mínimo hasta el 11 de abril”; mientras que la ACB canceló solo dos jornadas, hasta finales de este mes. Sin embargo, y a la espera de la Asamblea del próximo día 23, los presidentes de los 18 clubes de la liga española se reunirán esta tarde por videoconferencia y alguno de ellos pondrá sobre la mesa la posibilidad de dar por concluida definitivamente la temporada.

Las previsiones de crecimiento de la curva de la pandemia y de extensión del estado de alarma van más allá de los 15 días de suspensión decretados por la ACB, la NBA ya ha comunicado a los jugadores extranjeros de la competición que tienen permiso para regresar a sus países de origen y la UEFA puede anunciar este martes la suspensión de la Eurocopa en sus fechas previstas. Incluso en el escenario más optimista, con un regreso de la competición a comienzos de abril, la Liga Endesa se vería obligada a programar sus 11 jornadas de la fase regular restante en menos de cinco semanas para ajustarse al calendario programado. Un planteamiento inabarcable.

MÁS INFORMACIÓN

Ante esa perspectiva, similar en toda Europa, las ligas de Lituania, Ucrania, Suecia, Suiza, Eslovaquia, Irlanda, Finlandia y Bélgica han anunciado sucesivamente en estos días su cancelación definitiva; en cinco de ellas proclamando campeón al primer equipo clasificado (el Barça en este momento en el caso de la Liga Endesa con una victoria de ventaja sobre el Madrid) y en otros tres dejando desierto el palmarés. En la NBA y la ACB, el plan b pasa por establecer una reanudación de la competición directamente en el playoff para salvar la temporada; debatiendo, en el caso español, la fórmula para los ascensos y descensos correspondientes, con Fuenlabrada y Estudiantes en el alero y el Valladolid a la espera como líder de la LEB Oro. Pero al dilema deportivo se une también el económico.

Sobre todo para los clubes modestos, cualquier resolución definitiva sería una forma de aminorar las pérdidas puesto que estarían habilitados para extinguir los contratos que consideraran oportunos para ahorrarse dos meses de ficha “por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor” como recoge el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 47. La indefinición sobre la reanudación o no de la temporada les impide incluso acogerse a fórmulas de regulación temporal de empleo, a modo de ERTE deportivo. Todos los clubes asumen que las dos semanas de suspensión programadas se van a quedar cortar, pero los grandes esperan rematar la temporada compitiendo en los playoffs de Liga y Euroliga y los modestos prefieren ya la recogida para minimizar daños. Todas las fórmulas comenzarán a debatirse esta tarde.

Leave a Reply