Las noticias

Kim Kardashian recupera cinco millones del mediático robo en París que sufrió en 2016

Cuatro años después del mediático atraco a mano armada que sufrió en París, Kim Kardashian ha puesto punto final a la batalla legal que había iniciado con la compañía que estaba a cargo de garantizar su seguridad. Tras dos años de negociaciones, la disputa finalmente se ha disuelto sin llegar a juicio por 6,1 millones de dólares (5 millones de euros), según asegura ahora el periódico The Sun. En el traumático robo, donde la estrella de la telerrealidad fue maniatada y amordazada, los ladrones se llevaron varias joyas de lujo, incluido un anillo de 18 quilates, y algunas piezas de oro y diamantes cuyo valor estimado por la aseguradora se cifró entonces en unos 10 millones de dólares (8,5 millones de euros).

Eran casi las tres de la madrugada del 3 de octubre de 2016 cuando cinco hombres armados y vestidos de policía entraron por la fuerza en el complejo residencial de lujo donde se alojaba Kardashian durante su estancia en la Semana de la Moda de París, situado en el céntrico y elegante barrio parisino de La Madeleine. Primero maniataron al vigilante en la recepción, al que amenazaron con un arma. Tres de los asaltantes se quedaron vigilando la puerta de acceso y dos de ellos entraron en la habitación de Kardashian, donde la estrella estaba sola ya que su guardaespaldas no se encontraba en el edificio debido a que acompañó a las hermanas de esta, Kendall Jenner y Kourtney Kardashian, a una fiesta en los Campos Elíseos. Kim fue maniatada, amordazada y encerrada en el cuarto de baño mientras le robaban las joyas. Según ella misma contó meses después en su reality show Las Kardashian, cuando abandonaron el recinto, ella logró liberar sus manos y pidió ayuda a gritos tras temer incluso por su vida.

Un mes después de lo ocurrido, Kim Kardashian y su esposo, el rapero Kanye West decidieron despedir a Pascal Duvier, su guardaespaldas de toda la vida, y a otros miembros de su servicio de seguridad. En 2018, la también empresaria decidió iniciar un proceso judicial en su contra acusándolo de negligencia tanto a él como al equipo contratado, Protect Security and Balali Investments Inc. El caso se había estancado desde hace dos años, pero según apunta ahora el medio británico, las dos partes han llegado a un acuerdo evitando así un juicio. En este tiempo, al menos diecisiete personas han sido arrestadas por su supuesta implicación con el robo y están a la espera de juicio.

El asalto fue portada de todas las revistas del corazón y de la prensa e informativos internacionales. Incluso el entonces presidente francés François Hollande se interesó por el millonario robo. Personas del círculo de la estrella de la televisión y empresaria señalaron a varios medios de EE UU que el presidente francés estaba “personalmente involucrado en la investigación” y que, además, “se había comprometido a proporcionar seguridad adicional la próxima vez que Kardashian viajara a Francia”. La investigación policial se abrió inmediatamente y la celebridad, famosa por su sobreexposición en las redes sociales, se autoimpuso abandonarlas por unos meses. También decidió cancelar todas sus apariciones públicas. Tardó cinco meses en hablar de lo ocurrido. Fue en una entrevista en el programa Ellen DeGeneres, donde reveló algunos detalles de cómo se había sentido. Aunque no fue hasta en un episodio del reality show de su familia que Kim Kardashian, de 37 años, contó entre lágrimas más detalles de esa noche. Según su propio relato, durante el atraco pensó que la iban a violar. “Me tiró hacia él frente a la cama y pensé: ‘Vale, este es el momento en que me violarán. Me preparé por completo mentalmente, pero no lo hicieron”, reveló entonces.

La influencer, que este miércoles ha cumplido 40 años, volvió a recordar recientemente este traumático atraco en el programa de Netflix Mi próximo invitado no necesita presentación con David Letterman. “Seguí pensando en Kourtney, pensé que volvería y me encontraría muerta y que estaría traumatizada durante el resto de su vida”, le dijo con sinceridad Kim Kardashian a David Letterman.

La estrella no regresó a París hasta dos años después, cuando en junio de 2018 acudió acompañada de Kanye West al desfile de Virgil Abloh, diseñador de Louis Vuitton y asesor creativo del rapero. Después del incidente que le cambió la vida, Kardashian no solo aumentó su equipo de seguridad, sino que también comenzó a tener una postura más rotunda en cuanto al control de armas.

Leave a Reply