Las noticias

JxCat urge a que el Parlament celebre plenos telemáticos, con Puigdemont y las elecciones de trasfondo

El presidente del Parlament, Roger Torrent, en la reunión telemática de la Mesa de la Cámara catalana, este martes.El presidente del Parlament, Roger Torrent, en la reunión telemática de la Mesa de la Cámara catalana, este martes.PARLAMENT / Europa Press (Europa Press)

Junts per Catalunya ha vuelto a desempolvar estos días una antigua reivindicación para que el Parlament pueda celebrar plenos telemáticos, una petición que no provocaría suspicacias en los grupos de la oposición si no fuera por el intento que se produjo en el mes de enero de 2018 de emplear esta fórmula para investir presidente de la Generalitat a Carles Puigdemont, que entonces ya estaba huido en Bruselas. Las elecciones catalanas están a la vuelta de la esquina y no se descarta que Puigdemont pueda volver a ser candidato, por lo que la reclamación de Junts per Catalunya se lee como parte de la estrategia de esta formación de llegar en mejores condiciones a la cita electoral.

El presidente de la Cámara, Roger Torrent (Esquerra Republicana), no permitió hace más de un año la sesión de investidura telemática de Puigdemont porque el reglamento exige la presencia física del candidato a la investidura y eso provocó la primera bronca de la legislatura entre el partido de Oriol Junqueras y Junts per Catalunya y Esquerra Republicana.

Ese desencuentro volvió a la reunión de la Mesa del Parlament celebrada este martes, aunque la disputa no fue de tal intensidad. Junts per Catalunya exigió una reforma urgente del reglamento invocando la crisis del coronavirus y la necesidad de adaptarse al siglo XXI, en la línea de los pronunciamientos realizados en los últimos días por Puigdemont desde su cuenta de Twitter. “Hoy sea celebra un Consejo Europeo extraordinario por videoconferencia. Con las medidas preventivas por el coronavirus algunos descubrirán las virtudes de las videoconferencias y la tecnología al servicio de la democracia. Me alegro, escribió Puigdemont el pasado día 10.

“La democracia no puede quedar confinada ni colapsada. Necesitamos un Parlament operativo, vivo, siempre y en cualquier situación”, dijo al acabar la reunión de la Mesa Eduard Pujol, portavoz adjunto de Junts per Catalunya en la Cámara. “Que se cambie el reglamento de una vez por todas, es una medida absolutamente irrenunciable para hacer frente al COVID-19”, añadió.

Ciudadanos, PSC y PP expresaron su oposición frontal a la reforma del reglamento, por considerarla una treta, y finalmente el presidente del Parlament adopto una decisión salomónica y encargó a los letrados que redacten un informe sobre la viabilidad jurídica y técnica para celebrar plenos en circunstancias excepcionales como la actual. A la espera del dictamen, los abogados de la Cámara adelantaron de viva voz que solo contemplan los plenos telemáticos en caso de que esté decretado el estado de alarma, sitio o excepción.

La reforma del reglamento que reclama de manera urgente Junts per Catalunya debería ser aprobada en el Pleno por todas las formaciones, un escenario que se aventura inviable. Tras las últimas elecciones autonómicas se formó una comisión legislativa para reformar el reglamento, pero esa no es la vía que pretende Junts per Catalunya, que tiene mucha prisa en ello e invoca la crisis de coronavirus.

Al inicio de la legislatura y tras fracasar el intento de investidura telemática de Puigdemont, el Parlament aprobó en mayo de 2018 una reforma de la Ley de la Presidencia de la Generalitat de 2008 para hacer posible ese intento. El Gobierno la recurrió y el Tribunal Constitucional anuló el pasado mes de abril los artículos de esa ley que preveían la posibilidad de que el Pleno autorice a realizar el debate de investidura “sin la presencia o sin la intervención del candidato, que en ese caso puede presentar el programa y solicitar la confianza de la Cámara por escrito por cualquier otro medio previsto en el reglamento”.

Leave a Reply