Las noticias

Junqueras y Romeva piden la suspensión de su condena por el coronavirus

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, condenado a 13 años de cárcel por sedición, en su primera salida de prisión el pasado 3 de marzo.El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, condenado a 13 años de cárcel por sedición, en su primera salida de prisión el pasado 3 de marzo.Susanna Sáez / EFE

Oriol Junqueras y Raül Romeva han pedido la suspensión de sus respectivas condenas de 13 y 12 años de prisión mientras el Tribunal Constitucional no resuelva el recurso de amparo que han presentado contra la sentencia del procés. Ambos se apoyan en el riesgo para su salud que consideran derivado de su permanencia en la cárcel en la actual situación de emergencia sanitaria por el coronavirus.

Los dos políticos explican en sus recursos que ya pidieron que sus condenas fueran suspendidas cuando interpusieron el recurso de amparo, tras la sentencia del Tribunal Supremo que les condenó como autores de un delito de sedición. Entonces alegaron que debía realizarse “una correcta ponderación entre los intereses en conflicto a la hora de decidir sobre la suspensión de la ejecución de la sentencia discutida”.

En ese primer recurso, el letrado defensor de ambos, Andreu Van den Eynde, expuso que se habían vulnerado los derechos “a un juicio justo, a la libertad y el derecho a la participación y representación política” de los dos dirigentes independentistas. A ello añaden esta vez que “en la actualidad existe también una grave afectación al derecho a la vida, a la integridad física y moral, el derecho a la dignidad y el derecho a la vida familiar” de los recurrentes por la crisis sanitaria.

Colectivo vulnerable

El escrito explica que la situación de emergencia sanitaria “requiere aún mayor urgencia en la resolución de la solicitud planteada con atención a las circunstancias excepcionales concurrentes, y sin que ello suponga avanzar en la resolución del fondo del asunto”. Es decir, que ambos urgen una decisión del Constitucional por la situación generada por el coronavirus, sin que ello tenga que suponer necesariamente mayor celeridad en la resolución de sus recursos de amparo contra sus condenas por el Supremo.

Junqueras y Romeva aluden a que el propio Ministerio del Interior ha definido a las “personas internas” en los centros penitenciarios como un “colectivo vulnerable”. Y citan directrices dadas por la Organización Mundial de la Salud y el Consejo de Europa para que se procuren “alternativas a la prisión ante el efecto de la Covid-19 en las cárceles”. También alegan que en estos momentos no podría hablarse de riesgo de fuga, “aparte del hecho de que existen múltiples medidas alternativas a la prisión” para impedirlo, y que han salido de la cárcel con permisos “sin problemas al centro”, así como que las medidas de confinamiento del estado de alarma “hace imposible la sustracción a la justicia”.

Leave a Reply