Las noticias

Juan Manuel Moreno: “Vivo en una comunidad con un sesgo más de centroizquierda y eso me impregna”

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ha defendido esta mañana en el Cercle d’Economia de Barcelona la importancia de que el PP persiga un modelo de partido “moderado e inclusivo” para rebajar la polarización política y social que vive España. El dirigente popular ha argumentado la necesidad de esa moderación apelando a su experiencia al frente del Gobierno autónomo: “Yo vivo en una comunidad con un sesgo social de más centroizquierda y eso me impregna; y mi visión es mucho más centrada y en Andalucía lo que funciona es eso”.

Moreno ha hecho un alegato de esa senda moderada que, según ha sostenido, “tradicionalmente ha representado” el PP. “Tenemos que ser un proyecto centrado, inclusivo, permeable y con capacidad de acordar”, ha señalado después de su intervención, durante un coloquio moderado por Miquel Noguer, director adjunto de EL PAÍS. El dirigente popular, enfrentado a la dirección de su partido por la estrategia de renovación territorial de líderes provinciales, ha defendido, sin embargo, la labor de Pablo Casado en abandonar los postulados más extremistas. “Ha hecho un importante esfuerzo de moderación y es el camino correcto”, ha recalcado.

En su intervención, Moreno ha presentado su modelo de gestión en Andalucía, en especial la tradicional apuesta conservadora de la bajada de impuestos, como “perfectamente aplicable a Cataluña y al resto de España”. Y lo ha hecho no solo para el ámbito económico, también para el social y el político, asegurando que cuando llegó a la presidencia de la comunidad, hace ya dos años, “después de cuatro años una parte importante de la sociedad andaluza se sentía excluida”. “Algo que aquí puede sonar”, ha abundado. La receta de Moreno para “reunir” a los ciudadanos en este tiempo ha sido, además de la moderación, “un pragmatismo efectivo desde la gestión”.

El dirigente popular ha remarcado la estabilidad que ha conseguido en estos dos años de Gobierno con Ciudadanos, gracias al apoyo parlamentario de Vox, en donde se ha logrado la aprobación de tres presupuestos. Ese sosiego, sin embargo, está empezando a ser contestado por el partido de extrema derecha, que ha ido elevando el tono de su discurso y de sus demandas hacia el bipartito hasta el punto de asegurar que si no se implementa el veto parental —una medida que está en el acuerdo de la investidura firmado por PP y Vox— la formación de Santiago Abascal dejará de aprobar las iniciativas legislativas que presente el Ejecutivo andaluz.

Esa actitud beligerante preocupa entre las filas populares, aunque son conscientes de que la legislatura está salvada porque las cuentas de 2021 pueden prorrogarse hasta el 22, año electoral. Hacia Vox y más concretamente hacia la importancia de no dejarse condicionar por sus políticas ha lanzado un guiño Moreno, cuando se ha referido al modelo al que debe aspirar el PP. “Nosotros definimos el partido que queremos hacer, no podemos estar mirando por el rabillo del ojo a nadie”.

Moreno, que nació en Barcelona, también se ha referido al desastroso resultado electoral obtenido por el PP en las elecciones catalanas. “Tenemos que reflexionar sobre el modelo de partido que tenemos en Cataluña, profundizar y resintonizar con los catalanes”, ha defendido.

Leave a Reply