Las noticias

Josep Costa, vicepresidente del Parlament, participó en una reunión con partidos xenófobos

La asistencia del vicepresidente del Parlament, Josep Costa, a una reunión con partidos catalanes de extrema derecha ha desatado una nueva polémica entre el independentismo. Costa ha asegurado que no sabía quién asistiría a la reunión, convocada el pasado jueves por exdirigentes de la Assamblea Nacional Catalana (ANC). Entre los participantes estaban representantes, entre otros, del Front Nacional de Catalunya, Força Catalunya (una formación con postulados que rozan la xenofobia) y Directe68 (que defiende teorías conspiranoicas sobre el proceso independentista). Varios diputados de ERC han pedido su dimisión mientras que desde la CUP piden que Junts per Catalunya de explicaciones.

Costa es diputado por Junts pero no milita en el partido ni es simpatizante. El vicepresidente del Parlament ha asegurado que no conocía a los participantes y que al comienzo de la reunión, que se realizó de manera telemática, no se explicó quiénes participaban. “Si hubiera sabido quiénes iban, no me habría conectado. Si al principio hubiera escuchado quienes participaban, me habría desconectado”, ha dicho.

El diputado, que aterrizó en las listas del 21-D como independiente por invitación de Puigdemont, ha explicado que aceptó la invitación porque la convocaban algunos exmiembros del secretariado de la ANC (que dejaron la organización por considerar que no era lo suficientemente exigente con los partidos para alcanzar la independencia). “Era una reunión para hablar cómo sumar esfuerzos para defender el mandato del 1-O”, ha explicado y ha añadido que también se había invitado a otros partidos independentistas. Costa también pide disculpas a Junts y a su candidata, Laura Borràs, por si el incidente les ha causado problemas.

Desde la formación que lidera el expresident Carles Puigdemont no han tardado en desmarcarse. La portavoz de Junts, Elsa Artadi, aseguró que ningún miembro de la dirección o nadie en su nombre había participado en esa reunión. “Si alguien ha usado nuestro nombre para ir a esta reunión lo ha hecho de manera unilateral”, ha asegurado la diputada Aurora Madaula. “Nada a disculpar, Pep”, ha tuiteado Borràs tras las disculpas de Costa.

Los exdirigentes de la ANC están asociados en la plataforma Donec Perficiam y su reunión asistieron el Bloc Sobiranista Català, Directe68, la Assemblea de Represaliats i Activistes (ARA), Demòcrates (un partido que está en el Parlament en coalición con ERC), Força Catalunya, Front Nacional de Catalunya y Solidaritat Catalana per la Independència (SI). ARA y Demócrates se han desmarcado también.

Esquerra y la CUP han mostrado su malestar ante la reunión. El jefe de filas de los republicanos en el Parlament, Sergi Sabrià, ha recordado que su formación fue invitada también pero declinó por “no hacerle el juego a la extrema derecha” y ha pedido en Twitter la dimisión de Costa, pero en el partido explican que no se ha solicitado de manera formal su cese. También le han criticado el diputado Ernest Maragall o Dionís Guiteras, el hombre fuerte del partido en la Diputación de Barcelona. El diputado anticapitalista Albert Botrán pidió una “desautorización” por parte de Borràs. “Disfrazan su odio a la diferencia de independentismo”, ha alertado sobre algunos de esos grupos.

La cabeza visible de Força Catalunya es Santiago Espot. En Twitter se pueden ver varios videos suyos en los que critica, por ejemplo, que el barrio de El Raval de Barcelona sea “el laboratorio de la operación española comandada por la familia política de Ada Colau”, un sitio donde según él no hay ningún resquicio de la “cultura nacional catalana” y donde se busca “minorizar a los catalanes dentro de la propia nación”. “La tomadura de pelo de la multiculturalidad ha dejado a la cultura catalana en la categoría de una cultura más, situándola dentro del rango de cualquier cultura extranjera llegada de nuevo y sin ningún arraigo con nuestro país”, asegura Espot.

Leave a Reply