Las noticias

Jorge Javier Vázquez y Vox: cuando la política se mete en el entretenimiento

“Este programa es de rojos y maricones. Punto. ¡Quién no lo quiera ver, que no lo vea!”. Con esta frase reaccionó Jorge Javier Vázquez en directo en Sálvame el pasado lunes para responder a uno de sus colaboradores, el periodista Antonio Montero. Una conversación sobre un cotilleo había derivado a críticas políticas en contra del presidente del Gobierno Pedro Sánchez y el vicepresidente segundo Pablo Iglesias y en defensa de algunas ideas de Vox. El presentador de Telecinco, que no es la primera vez que muestra su disgusto con la extrema derecha y que siempre ha sido claro de forma pública en sus ideas políticas, no es el único que ha mezclado en estos días de confinamiento el entretenimiento con la política de manera vehemente. Otras figuras televisivas de programas de gran audiencia también han aprovechado sus espacios para mostrar su disgusto con el Gobierno o con la postura de la oposición. Como Pablo Motos en El hormiguero, que no ha dudado en criticar algunas medidas tomadas en la lucha contra el coronavirus.

El cabreo en directo de Vázquez con Antonio Montero, a raíz de una infidelidad de otro colaborador de varios programas de Mediaset, Alfonso Merlos, relacionado también con la política conservadora, no ha quedado ahí, pese a que unos días antes reconocía en una entrevista con EL PAÍS que un programa de entretenimiento como Sálvame no está para “introducir más ansiedad y miedos”. En las redes sociales la explosión del presentador ha sido tan aplaudida como criticada (no solo por simpatizantes de la derecha) y el propio Vázquez ha continuado comentado reacciones en su cuenta de Twitter y en su blog en la revista Lecturas.

Jorge Javier Vázquez reacciona en su cuenta de Twitter a un meme que monta una imagen de Pedro Sánchez con las declaraciones que el presentador dijo en Sálvame.

Mientras que fuera del programa se comenta más que nunca lo que sucede en Sálvame, que durante la actual pandemia de la covid-19 se ha convertido en un referente vespertino sobre todo lo relacionado con la crisis sanitaria, el presentador ha rechazado ofrecer entrevistas y comentarios a medios sobre lo ocurrido los últimos días y reservarse para su tarea al frente del formato diario, las galas de los jueves de Supervivientes y las emisiones de Sábado Deluxe. La última entrevista que concedió antes de que estallara toda la polémica fue la publicada por este periódico el pasado 27 de abril.

“El discurso de Vox aquí, no, lo siento mucho. Podéis debatir lo que queráis, pero los discursos y las mierdas, no. No me toques las narices con los putos discursos de Vox”, continuó Vázquez el pasado lunes por la tarde. La formación de Santiago Abascal reaccionó el mismo día con el siguiente mensaje en Twitter: “Es indignante que a los españoles se les impida enterrar a sus muertos en familia y sí se permita a millonarios progres hacer tele basura. Jorge Javier, tu programa se emite gracias a una concesión pública, la misma concesión con la que silenciaste una violación en directo [en alusión al caso de Carlota Prado y el programa Gran Hermano que se encuentra pendiente de juicio]”.

Entre las reacciones al momento televisivo de Sálvame del lunes hay también mensajes amenazadores y furiosos hacia Vázquez, que admitió en la entrevista publicada en este medio que son habituales desde hace tiempo. “Todo el mundo sabe que me he declarado votante de izquierdas. Pero después de algún comentario que hice, no alabando, sino no criticando al gobierno, empecé a recibir mensajes terribles, tuve que bloquear a gente por WhatsApp…”, contó a EL PAÍS. El presentador explicó que desde entonces decidió no hacer más comentarios en sus programas: “Creía que la gente que ve Sálvame y quiere entretenerse no tenía que molestarse con algún comentario que yo hiciera. Creo que en estos momentos mi labor tiene que ser lo más aséptica posible. No es cobardía ni partidismo, es para no herir la sensibilidad de gente que me está viendo y está en una posición realmente complicada en sus casas”. Pero este lunes, Vázquez no aguantó más, después de haber dejado dos días antes en Sábado Deluxe otra frase para la historia del programa también relacionada con Merlos y con la extrema derecha: “Si pasas una mala racha, no te folles a un facha”.

Este momento coincide con el 11º cumpleaños de Sálvame, un aniversario que celebró el pasado lunes con récord histórico de espectadores en sus tres ediciones, Limón, Naranja y Tomate. La primera franja logró 2.709.000 espectadores (17,5% de cuota de pantalla), su máxima cifra. El tramo denominado Naranja también logró su emisión más vista de la historia con 2.950.000 espectadores (21,5%). Cifras de vértigo también alcanzó Sálvame Tomate (la última hora, aproximadamente, del espacio) con 3.139.000 televidentes (21,3%), que fue la emisión más vista del lunes, incluido el minuto de oro (el minuto con más espectadores de todo el día), que se registró a las 20.41 horas con 3.392.000 espectadores.

El comienzo de la polémica en torno a Alfonso Merlos, Marta López y Alexia Rivas propulsó también la audiencia de Sábado Deluxe el pasado 25 de abril. El formato reunió a 3.013.000 espectadores y un 20% de cuota de pantalla, creciendo 4,2 puntos respecto al sábado anterior y logrando así la quinta emisión más vista del programa desde que el 18 de octubre de 2013 reapareciera Belén Esteban tras su marcha temporal del espacio.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply