Deportes

Jordan, un mito contemporáneo

Portada del libro AIR, la historia de Michael Jordan de David Halberstam.
Portada del libro AIR, la historia de Michael Jordan de David Halberstam.

Durante las semanas más duras de la primera oleada de la pandemia, en pleno confinamiento estricto en muchos países, sucedió algo que transportó a millones de personas a los años 90. El estreno del documental El último baile, que repasa los años de Michael Jordan en los Chicago Bulls, se convirtió en una suerte de magdalena de Proust. Los 10 capítulos destilaban el aroma de aquellos años. Había, incluso, que esperar una semana para poder ver el siguiente capítulo.

A lo largo de toda la serie hay continuas referencias a Air (Duomo) un libro que ahora se publica en España y que es obra del periodista estadounidense David Halberstman. Halberstman llevó a cabo un brillante ejercicio de periodismo para ofrecer una visión completa —con sus luces y sus sombras— de una figura que trasciende lo deportivo. Jordan es, para muchos, el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos; otros, extienden su domino al deporte en general; de lo que no hay duda es de que se convirtió en el primer atleta realmente global y transversal. Todo el mundo quería verlo jugar —la audiencia de una final de la NBA caía del 17,9 % al 12,4% si él no jugaba—. Su nombre aparecía en camisetas en lugares recónditos de Asia o África. Llevar unas zapatillas con su nombre fue, durante mucho tiempo, un símbolo de status.

Carismático y atractivo, llegaron a compararlo con Miguel Ángel, Einstein o Gandhi. Dotado de unas capacidades físicas excepcionales —un 4% de grasa corporal frente al siete u ocho de media de un deportista profesional— era competitivo y pasional hasta la furia. Cada temporada, sumaba una nueva página a su leyenda. Air es una oportunidad para comprender las razones que convirtieron a Jordan en un mito y el impacto que supuso su aparición, para la NBA en particular y para el baloncesto, el deporte y la sociedad en general.

Leave a Reply