Deportes

Jon Rahm, el niño que ganó un grande

Jon Rahm comenzó a ganar el US Open cuando era un niño que jugaba en el club de golf Larrabea, en Álava. Sus padres, Ángela y Edorta, habían alquilado una casa para los fines de semana y el verano dentro del club y el menor de los dos hermanos se olvidaba hasta de comer y beber mientras practicaba durante horas en el putting green frente a la terraza. A menudo se le hacía de noche, hasta que el gerente del club le mandaba a casa casi como si le estuviera castigando. Eduardo Celles, su primer entrenador personal, recuerda especialmente cuando en un trayecto en coche el chico le soltó de repente, con una firmeza que le dejó helado, que iba a ser el número uno del mundo. “Habrá que trabajar”, le retó. Y de nuevo se quedó impresionado con la determinación de ese chico corpulento de Barrika (Bizkaia) que había practicado el fútbol, el piragüismo y el kung fu hasta que el golf se le metió en las venas. En cierta ocasión Celles le mandó como ejercicio practicar 100 putts. “He hecho 850”, le soltó Rahm la siguiente vez que se vieron. El preparador pensó que el adolescente le estaba vacilando. Hasta que cuando acudió al green de Larrabea vio unas marcas sobre el césped. Eran las huellas de Jon Rahm. Había estado pateando tanto tiempo seguido que la forma de sus zapatos se había quedado grabada.

Seguir leyendo

Leave a Reply