Las noticias

Jessica Chastain se convierte en la telepredicadora más polémica de Estados Unidos

Durante una década, Jessica Chastain (Sacramento, 44 años) ha llevado en sus entrañas el personaje de Tammy Faye Bakker. “Es curioso, porque, que yo recuerde, nunca he estado en un proyecto de largo recorrido del que me haya bajado”, recuerda Chastain. “Cuando me pongo en serio, soy muy leal”, concede. En 2012 vio el documental Los ojos de Tammy Faye y supo al momento que ahí había un filón. Fuera de Estados Unidos, casi nadie conoce a Tammy Faye Bakker, pero en su país su figura ha sido tan idolatrada como arrastrada por el fango. Reinó junto a su marido, Jim Bakker, en el mundo de los telepredicadores durante los años setenta y ochenta, juntos construyeron el parque de atracciones más grande de su país —destinado, obviamente, a sus seguidores, cristianos evangelistas—, levantaron un imperio cuyos cimientos eran puro barro. Cuando salió a la luz la ingeniería contable de Jim Bakker y sus infidelidades, aquel mundo se derrumbó. Alrededor de ellos saltaron como buitres los otros teleevangelistas, que nunca habían acabado de aceptar a la pareja, cuyos mensajes iban envueltos en música y risas, en unos colores pop opuestos al gris de los otros pastores. Además, Tammy Faye lanzaba sermones de amor a los homosexuales en plena pandemia del sida, cantaba en vez de pregonar y vivía obsesionada con su físico.

Seguir leyendo

Leave a Reply