Las noticias

Investigan si tener marcas en la piel y sabañones es un nuevo síntoma del coronavirus

Extrañas manchas en las manos y en los pies; urticaria y lesiones similares a los a sabañones podrían ser síntomas de infección del coronavirus SARS-CoV-2. Al menos, son las pistas que están siguiendo los dermatólogos, que han visto que, en cuestión de un mes, han aumentado estas lesiones y los casos de erupciones tipo rash (ronchas de color rosáceo), vesículas como las de la varicela y ampollas en pies y manos (junto a lo que parecen sabañones). “Este último tipo de erupciones las vemos, en especial, en pacientes asintomáticos o con un curso muy benigno de Covid-19. De hecho, a muchos solo se les diagnostica coronavirus si hay una prueba positiva, ya que no presentan más síntomas”, explica la doctora Alba Català Gonzalo, médico adjunto en el servicio de Dermatología y venereología del Hospital Plató de Barcelona y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

“Consideramos que no sería normal tal avalancha de sabañones y lesiones similares en pleno mes de abril, en pacientes que no han presentado ese mismo cuadro en los meses más fríos. Así que asumimos que el SARS-CoV-2 tiene algo que ver en todo esto”, recalcaba la dermatóloga Rosa Taberner desde su blog Dermapixel. No era la única profesional que hablaba del tema. Durante la Semana Santa las redes sociales han bullido con intercambios de fotos con esas lesiones entre los propios dermatólogos. Algunos pacientes incluso aprovechaban el frenesí para plantearles sus consultas directamente a través de Twitter, sin cita previa ni formalismos. De ahí que varios dermatólogos, dirigidos por Cristina Galván Casas, del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Móstoles en Madrid; Gregorio Carretero Hernández, del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Gran Canaria Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria y la propia Català, con el apoyo de la AEDV, hayan puesto en marcha el estudio COVID-Piel. El objetivo es conocer y categorizar las manifestaciones cutáneas vinculadas a la infección del nuevo coronavirus en pacientes de cualquier edad.

¿Se pueden asociar las lesiones a un diagnóstico?

Cualquier persona que note anomalías en la piel, tenga o no diagnosticada una infección por coronavirus, lo primero que ha de hacer es ponerse en contacto telemáticamente con un dermatólogo para que realice el pertinente diagnóstico profesional. Si su hospital colabora con el estudio, esos datos (siempre anónimos) podrían incorporarse al estudio. Actualmente ya hay varios hospitales colaborando y han superado los 60 casos que estimaban tener para arrancar la investigación. “Hemos recogido muchos más, pero no es posible facilitar el dato exacto pues estamos en un periodo de análisis de datos. Para estandarizar la recogida de datos, además de la obvia valoración clínica, cada dermatólogo rellena un formulario estandarizado con datos clínicos y demográficos”, declara la doctora Català. “Nuestro estudio no pretende valorar la prevalencia de estas afecciones, solamente describirlas. Más adelante, ya haremos más estudios para ver el porcentaje de pacientes afectados”.

El cuadro se repite en otros países. El primer análisis descriptivo de la situación, realizado sobre la marcha, se llevaba a cabo hace unos días en un hospital italiano. El dermatólogo Sebatiano Recalcati recogió datos de 88 pacientes y descubrió que 18 (el 20,4%) habían desarrollado algún tipo de manifestación cutánea anómala. Es un primer acercamiento que Recalcati reconoce como limitado y sin fotos, por la imposibilidad de acercarse a todos los pacientes con una cámara que se deriva del alto índice de contagio y la escasez de medios de protección.

Los dermatólogos españoles han recogido su testigo. “Estamos observando que la mayoría de pacientes con estos síntomas presenta también picor, dolor, escozor… El tratamiento que se sigue en estos casos es sintomático (es decir, se busca solo aliviar ese picor o incomodidad). Aquí es muy importante que, antes de automedicarse, lo consulten con un facultativo para que indique cuál es el tratamiento adecuado y si puede interaccionar con otros fármacos. Hemos atendido a pacientes en todo el espectro de gravedad de Covid-19, desde asintomáticos salvo por las lesiones de la piel a pacientes de pronóstico fatal. Con el estudio, analizaremos si se puede asociar la presencia de lesiones en la piel con el diagnóstico. La asociación de determinado tipo de erupción u otro a un pronóstico bueno o malo, es otro de los puntos que queremos analizar en este estudio”. En contra de lo que se cree, no solo aparecen en niños o adolescentes. “Estamos viendo casos en todas las edades, algunos asintomáticos y otros, con síntomas“.

Efectos en la circulación ya observados en China

Al tratarse de un virus que nos llegó de sopetón y cuyas manifestaciones clínicas suponen todo un reto para la comunidad científica y sanitaria, cualquier vía de estudio es bienvenida. El doctor Pablo Ortiz Romero, jefe de Dermatología del Hospital 12 de Octubre, uno de los más activos estos días a través de Twitter, abre la puerta — sin confirmar— a que estas manifestaciones cutáneas sean de origen o se correlacionen de alguna manera con patologías microvasculares. Su colega Ramón Grimalt habla de vasculitis o microtrombosis, y un reciente estudio chino señala al virus SARS-CoV-2 como responsable de atacar a la cadena beta-1 de la hemoglobina e inhibir el metabolismo del grupo hemo, lo que, en resumen, podría complicar la circulación y originar los sabañones.

Català acepta la hipótesis. “Los fenómenos trombóticos de la microcirculación superficial (coágulos sanguíneos dentro de los pequeños vasos, que obstruyen su flujo), lo que en argot médico denominamos perniosis y en la calle se conoce popularmente como sabañones, no se conoce que tengan capacidad de producir embolias o trombos internos. Pero sí sabemos que la Covid-19 tiene capacidad de producir fenómenos trombóticos, con sus consecuencias isquémicas, en los distintos órganos, incluidos la piel”. Se sospecha también que el virus puede favorecer la falta de liberación de oxígeno a los tejidos(hipoxia, técnicamente) y es capaz de contraer los pequeños vasos sanguíneos. “Estos fenómenos se producen en los casos graves y no podemos relacionarlos con las lesiones tipo perniosis de manos y pies, que normalmente se asocian a casos leves o asintomáticos”, concluye Català.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply