Las noticias

Inditex gana 1.106 millones en 2020, casi un 70% menos por la pandemia

Un cliente de Zara sale de una de las tiendas de la compañía en Kiev (Ucrania), el 25 de noviembre.
Un cliente de Zara sale de una de las tiendas de la compañía en Kiev (Ucrania), el 25 de noviembre.Valentyn Ogirenko / Reuters

2020 ha supuesto un reto colosal para Inditex que, a tenor de los resultados presentados este miércoles por la firma, ha conseguido salvar. La empresa, que cuenta con marcas como Zara o Massimo Dutti, cerró el ejercicio —en su caso va del 1 de febrero al 31 de enero— con un beneficio de 1.106 millones de euros, un 69,6% menos que un año antes. Se trata de su peor resultado desde 2006. Pese a ello, se entiende como positivo dado el trance que ha atravesado la economía a causa de la crisis del coronavirus.

A pesar de ello, la compañía textil mantiene su política de reparto de dividendo del 60%. “El consejo de administración de Inditex propondrá a la Junta General de Accionistas un dividendo de 0,70 euros por acción para el ejercicio 2020. Estará compuesto por un dividendo ordinario de 0,22 euros y un dividendo extraordinario de 0,48 euros por acción. El dividendo se compone de dos pagos iguales de 0,35 euros por acción que se efectuarán el 3 de mayo de 2021 y el 2 de noviembre de 2021. Los restantes 0,30 euros de dividendo extraordinario se pagarán en el ejercicio 2022″. De esta forma, la compañía que preside Pablo Isla dobla lo que repartió el año pasado, cuando el dividendo se retrasó y no se confirmó su pago hasta la junta de accionistas de verano ante la incertidumbre que generó la crisis del coronavirus.

La caída de las ventas ha sido considerable en el conjunto del año (-27,9%), hasta los 20.402 millones de euros. Las cifras trimestrales de la facturación marcan de manera nítida los vaivenes que ha sufrido Inditex durante la pandemia. El descenso de la actividad entre febrero y abril se tradujo en un 44,3% menos de ventas, en el segundo trimestre se anotó un -31,4% y en el tercero el retroceso se quedó en el 13,5%.

En el último cuarto de su año fiscal, de noviembre a enero —el más importante en cuanto a facturación para la compañía—, la situación se complicó por el aumento de restricciones y limitaciones a la actividad comercial para contener el repunte de los contagios. Esto se tradujo en un paso atrás en la recuperación de los números de la firma. Así, el beneficio en estos meses fue de 435 millones de euros, un 52,7% menos que el mismo periodo del ejercicio anterior. Y en cuanto a la facturación, la bajada fue del 25,4%, hasta los 6.317 millones de euros.

De esta forma, el recorrido de las cuentas ha ido en paralelo a la situación de la emergencia sanitaria. El inicio, coincidiendo con lo más duro de la pandemia entre febrero y abril, le llevó a números rojos por primera vez en su historia (-409 millones). En esos meses, el coronavirus obligó a echar el cerrojo a un 88% de sus tiendas físicas que le llevó a perder casi la mitad de la facturación. A 31 de enero, según recoge la firma en un comunicado, el 30% de sus tiendas físicas están cerradas, muy por encima de la situación al cierre del tercer trimestre, cuando solo tenían la persiana bajada un 8%. “En el conjunto del año las horas de venta se redujeron un 25,5%”, afirma en la nota.

Los resultados del año, tanto por trimestres como en el global, se han visto maquillados por el buen desempeño de la venta por internet, que creció un 77% hasta los 6.612 millones. Es decir, representa casi un tercio de las ventas totales, por encima del objetivo de la firma de que alcance un cuarto de la facturación en 2022. Eso sí, lo consigue en un contexto anómalo y con parte de sus tiendas físicas sin poder operar. “El ejercicio ha demostrado en este sentido la fortaleza del modelo de negocio, el acierto de la estrategia de digitalización, de plataforma integrada de tiendas y online, y nuestra ambición en materia de sostenibillidad”, sostiene Marcos López, director de mercado de capitales de Inditex.

Una vez atravesado ese momento duro, la recuperación del negocio fue paulatina. Esto, unido a la reducción de costes operativos, ha llevado el resultado a una tendencia favorable con la que la firma ha mitigado las pérdidas iniciales. Así hasta terminar con unas ganancias nada desdeñables, de 1.106 millones de euros. Se antoja poco para un gigante de la industria de la moda como Inditex, pero un resultado positivo si se tiene en cuenta el contexto económico al que se enfrentaba.

Leave a Reply