Internacional

India eleva la tensión con Pekín al prohibir 59 ‘apps’ chinas, entre ellas TikTok

Las tensiones entre China e India, los dos países más poblados del mundo y potencias nucleares, han subido otro peldaño. El Ministerio de Tecnología en Nueva Delhi ha prohibido casi 60 aplicaciones del país vecino, entre ellas las popularísimas TikTok, de vídeos cortos, y WeChat, de mensajería. El anuncio, en plena noche, llegaba dos semanas después de que un sangriento enfrentamiento en la frontera en disputa entre los ejércitos de ambos países, en el que murieron 20 soldados indios, haya desatado una espiral de recriminaciones y gestos amenazantes.

Pese a los numerosos contactos tanto civiles como militares, y que los dos países aseguran que quieren resolver la disputa pacíficamente, desde el enfrentamiento cuerpo a cuerpo el 15 de junio —el más violento en medio siglo entre los dos países—, miles de soldados de los dos ejércitos se encuentran en estado de alerta a lo largo de la frontera, que presenta numerosos puntos en disputa y que ya motivó una guerra entre los dos colosos en 1962. Nueva Delhi acusa a las tropas chinas de haber entrado en su territorio, algo que Pekín rechaza. Comentaristas y parte del público indio habían lanzado llamamientos en favor de un boicot a los productos chinos.

El golpe de India, la represalia más fuerte a la que ha recurrido hasta el momento en la escalada de tensión, le da a China en donde más puede dolerle —en sus aspiraciones de convertirse en una referencia tecnológica mundial—, sin grandes riesgos de perjudicar su propia industria del sector. Nueva Delhi ya había impuesto restricciones a la participación del gigante Huawei en las redes de operadores telefónicos respaldados por el gobierno indio.

India es el principal mercado internacional para aplicaciones como TikTok: según la consultora Sensor Data en abril, 611 millones o el 30% de los 2.000 millones de descargas permanentes de este programa procedía de ese país. Allí, la aplicación cuenta con 200 millones de usuarios activos –más, incluso, que en la propia China, donde esa cifra ronda los 130– y se ha convertido en parte de la cultura popular, especialmente entre los más jóvenes. ByteDance, la compañía dueña de TikTok, tenía previsto un ambicioso programa de expansión en el subcontinente, que incluía una inversión de mil millones de dólares y la creación de un centro de datos local. Dado que todavía solo cerca de la mitad de los consumidores indios utilizan Internet, el potencial de crecimiento es vasto para las empresas chinas del sector.

En la rueda de prensa diaria del Ministerio de Exteriores chino, su portavoz, Zhao Lijian, expresó la preocupación de Pekín –que por su parte mantiene una férrea censura sobre aplicaciones y redes sociales extranjeras en su ciberespacio– por la medida y aseguró que el Gobierno examina cuidadosamente la situación. También subrayó que India tiene la responsabilidad de respetar los derechos de las empresas chinas.

En su anuncio, el Ministerio de Tecnologías de la Información indio había indicado que retiraba la autorización para el uso de esas aplicaciones para “garantizar la seguridad y la soberanía del ciberespacio indio”, puesto que “a la luz de la información disponible, están involucradas en actividades que son perjudiciales para la soberanía y la integridad de la India, la defensa de la India, la seguridad del Estado y el orden público”. El comunicado también acusa a estas aplicaciones de violar la privacidad de sus usuarios enviando de forma subrepticia los datos de sus clientes, sin autorización, a servidores fuera de la India. Ello sirve para la “elaboración de perfiles por elementos hostiles a la seguridad nacional y la defensa” del país y que, por ello, suponen una “profunda preocupación que requiere la toma de medidas inmediatas de emergencia”.

TikTok, por su parte, niega haber cometido infracción alguna. “TikTok sigue respetando la seguridad y el carácter privado de los datos de acuerdo con la legislación india y no ha compartido ninguna información sobre nuestros usuarios en India con gobiernos extranjeros, tampoco el Gobierno chino”, ha subrayado la sucursal india de la compañía en un comunicado.

Leave a Reply