Las noticias

IAG pierde 1.683 millones en el primer trimestre por el impacto del coronavirus

Aviones de British Airways en el aeropuerto de Heathrow (Londres).Aviones de British Airways en el aeropuerto de Heathrow (Londres).NEIL HALL / EFE

International Airlines Group (IAG), el grupo al que pertenecen las aerolíneas British Airways, Iberia, Vueling o Aer Lingus, sufrió unas pérdidas netas de 1.683 de euros en el primer trimestre del año, como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus, frente al beneficio de 70 millones del mismo periodo del año anterior, según ha informado este jueves a la CNMV.

Además de una caída de los ingresos del 13,4%, hasta 4.585 millones, las pérdidas se deben al coste de una partida excepcional de 1.325 millones “por baja contable de coberturas de combustible y de tipo de cambio para 2020”, es decir, por la cobertura de compras de combustible realizadas antes de que el precio se desplomara por el hundimiento de la demanda en todo el mundo.

El consejero delegado, Willie Walsh, anunció que seguirán adelante con la compra de Air Europa por Iberia, aunque reduciendo el precio de 1.000 millones de euros que se pactó en noviembre de 2019 cuando se anunció la operación.

El impacto brutal del parón de la flota tendrá consecuencias laborales también en las aerolíneas españolas del grupo. El consejero delegado de Iberia, Luis Gallego, ha admitido que la “necesaria reestructuración” del grupo incluirá recortes de plantilla, es decir, que cuando venzan los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que han aplicado a la mayoría de los trabajadores de Iberia y de Vueling, habrá despidos.

“Una vez acabe el ERTE hay que ver cómo se ajusta la plantilla a la capacidad de vuelo, y habrá que empezar negociaciones con los sindicatos para mantener la viabilidad de la compañía”, ha señalado Gallego en la conferencia con analistas. “Lógicamente vamos a tener un exceso de plantilla”, ha reconocido ante la insistencia de las preguntas.

IAG ya anunció la semana pasada que prepara 12.000 despidos en British Airways, y Gallego señaló este jueves que ese ajuste será transversal, en alusión a que los despidos afectarán a las otras aerolíneas del grupo, cuando los plazos legales lo permitan.

El grupo de aerolíneas señala en la nota de los resultados que el negocio marchaba de forma similar al año pasado durante enero y febrero, pero en marzo, con la rápida expansión de la pandemia y la paralización de la mayoría de los vuelos en todo el mundo, se vio “gravemente afectado”, de forma que admite que la capacidad de transporte de pasajeros se ha reducido un 94% desde finales de marzo, “con la mayor parte de los aviones en tierra y con los restantes operando un número limitado de vuelos de pasajeros, de repatriación y exclusivamente de carga”.

Así, el resultado de las operaciones, antes de extraordinarios y de impuestos, arrojó unas pérdidas de 535 millones de euros, frente a un beneficio de 135 el año pasado. A esa cifra hay que añadirle el impacto negativo de 1.325 millones por las coberturas del combustible comprado con antelación y el tipo de cambio. El tipo de cambio tuvo un efecto negativo de 68 millones en las cuentas. “La mayor parte de las pérdidas del trimestre ocurrieron durante las dos últimas semanas de marzo”, señaló Walsh.

A 30 de abril, IAG contaba con un colchón de 10.000 millones de euros de liquidez (tesorería y líneas de crédito no dispuestas), posición que califica de “sólida”. Para asegurar esa liquidez, el grupo se ha acogido a los créditos avalados por el ICO en España (1.010 millones para Iberia y Vueling) y a las ayudas financieras aportadas por el Reino Unido para paliar la pandemia. Además, señala varias iniciativas de recorte de gasto, como que para abril y mayo se han reducido los costes operativos de 440 millones de euros por semana a 200 o un recorte de 1.200 millones en la inversión. “Estamos tomando todas las medidas oportunas para proteger la tesorería, reducir y diferir la inversión y los costes operativos y asegurar financiación adicional para reforzar y mantener nuestra liquidez”, ha señalado Walsh.

En esa situación, prevé un segundo trimestre “considerablemente peor” que el primero, para después registrar un “retorno considerable de sus operaciones en julio” que, no obstante, no evitará que se reduzca a la mitad la cifra de pasajeros transportados en 2020. No obstante, esa previsión está sujeta a “una gran incertidumbre”, pues depende del levantamiento de las restricciones a los viajes que vayan decretando los Gobiernos. En general, no espera tener hasta 2023 un nivel de demanda similar a la de 2019, “lo que hace indispensables nuevas medidas de restructuración en el conjunto del Grupo”. En este punto incluye el anuncio de 12.000 despidos que ya ha comunicado en British Airways. Además, ha aplazado las entregas de 68 aviones.

De cara a la vuelta a la actividad, Walsh ha señalado que “adaptaremos nuestros procedimientos operativos para asegurar que nuestros clientes y empleados estén adecuadamente protegidos en este entorno nuevo”. En la conferencia con analistas, ha señalado que respalda el uso obligatorio de mascarillas en los vuelos o la toma de temperatura a los pasajeros antes de embarcar. En todo caso, asegura estar trabajando con las autoridades para asegurar una vuelta segura del servicio.

Compra de Air Europa

Walsh se ha referido también a la compra de Air Europa por Iberia, anunciada a finales del año pasado. El proyecto se mantiene, pero ha anunciado que dentro del acuerdo existe un mecanismo de ajuste de precio de la compra, cifrado inicialmente en 1.000 millones de euros, pero que será rebajado. “Aún tenemos que pasar el proceso de aprobación de los reguladores de competencia, y eso está en marcha, así que, en este punto, el proceso continúa”, ha dicho Walsh.

Finalmente, la compañía ha anunciado que Walsh abandonará definitivamente el cargo de consejero delegado el próximo 24 de septiembre, cuando se celebre la junta de accionistas del grupo. El actual consejero delegado de Iberia, Luis Gallego, le sucederá en el puesto. IAG recuerda que la salida de Walsh, prevista para marzo, se aplazó por la crisis del coronavirus. El relevo de Walsh por Gallego se acompañará con el ascenso de Javier Sánchez-Prieto, actual presidente y consejero delegado de Vueling, que sustituirá a Gallego al frente de Iberia.

Pérdidas de Air France

Por su parte, el grupo Air France-KLM ha registrado unas pérdidas de 1.801 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone 1.477 millones más que en el mismo periodo de 2019, ante el “fuerte impacto” del coronavirus por las restricciones de movimiento y ha anticipado que la demanda podría tardar “varios años” en recuperarse.

Los resultados del primer trimestre de este año se vieron lastrados por elementos excepcionales ligados al coronavirus, como el impacto de 455 millones de euros de los contratos de cobertura de combustible, así como por la depreciación del valor de ocho Boeing 747 (21 millones), y del Airbus 380 (25 millones) y por los impuestos (173 millones).

El impacto de la Covid-19, sobre todo en el mes de marzo, ha provocado que la aerolínea haya registrado una caída en el número de pasajeros durante el primer trimestre del 20,1%, hasta alcanzar los 18,11 millones. El grupo registró unos ingresos de 5.020 millones de euros, lo que supone una caída del 15,5%

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply