Las noticias

Hong Kong detiene a Jimmy Lai, conocido empresario prodemocracia

El empresario Jimmy Lai, en el centro, escoltado por la policía en la redacción de 'Apple Daily', este lunes, en Hong Kong.
El empresario Jimmy Lai, en el centro, escoltado por la policía en la redacción de ‘Apple Daily’, este lunes, en Hong Kong.GNPHOTO-DAVID / AP

Jimmy Lai, fundador de Apple Daily, el principal periódico prodemocracia en Hong Kong, ha sido detenido a primera hora de la mañana de este lunes en su residencia en el barrio de Ho Man Tin. El conocido empresario está acusado de “conspiración con fuerzas extranjeras, la expresión de palabras sediciosas y fraude”; los dos primeros tipos legales reconocidos por la reciente Ley de Seguridad Nacional impuesta desde Pekín y que hace tambalear el régimen de derechos y libertades del territorio.

Al mismo tiempo, más de 100 efectivos tomaban la sede de Next Digital, empresa propietaria del medio, donde han llevado a cabo un registro de la redacción. Imágenes compartidas en redes sociales muestran cómo los agentes ordenaban a los periodistas que se colocaran en fila para revisar uno a uno sus pertenencias. Al menos otras seis personas permanecen de momento bajo custodia policial, entre las que se cuentan los dos hijos de Lai. También han sido detenidos altos cargos de Apple Daily como Cheung Kim-hung, director general, y Chow Tat-kuen, director financiero. “La operación sigue en marcha y no descartamos más arrestos”, han asegurado las fuerzas de seguridad. A lo largo de la mañana la cotización en bolsa de Next Digital se ha disparado más de un 100% tras la intervención. Grupos prodemocracia han llamado a sus miembros a comprar ejemplares del periódico o participaciones de la empresa.

Lai, quien ostenta la nacionalidad británica y taiwanesa, es una celebridad en Hong Kong. Para muchos se trata de un héroe, el único magnate capaz de criticar abiertamente al régimen chino y de defender la causa prodemocracia; mientras que los medios oficiales chinos se han referido a él como un “traidor” y la “principal mano negra” detrás de las manifestaciones antigubernamentales que desde el año pasado han sumido a la excolonia británica en la mayor crisis de su historia moderna.

“Estoy preparado para ir a la cárcel”, confesaba el empresario en una entrevista que mantuvo en junio con el medio digital Hong Kong Free Press. “Si me toca, tendré la oportunidad de leer libros que todavía no he leído. Lo único que puedo hacer es ser positivo”. En ese mismo encuentro se refirió a la Ley de Seguridad Nacional como “una sentencia de muerte”. “Destruirá nuestro imperio de la ley y nuestro estatus financiero internacional”, añadió.

Esta nueva legislación castiga hasta con cadena perpetua a quienes participen en actividades denominadas como “sediciosas, terroristas o subversivas”, limita la libertad de expresión y abre camino a la operación de los servicios de seguridad de la China continental. Por ello, la comunidad internacional la ha tachado de “draconiana” y de suponer una violación de los principios recogidos en la Ley Básica que regula el enclave y en el acuerdo para la devolución de soberanía pactado en la Declaración conjunta Sino-Británica.

A consecuencia de esto, el pasado viernes, EE UU impuso sanciones contra Carrie Lam, actual jefa del Ejecutivo, y otros 10 altos cargos del territorio por “minar la autonomía de Hong Kong y los derechos de su gente”. El texto emitido entonces por el Departamento del Tesoro norteamericano apuntaba que China está intentado minar los procesos democráticos, en referencia a la descalificación de candidatos prodemocracia y al aplazamiento de las elecciones legislativas previstas para el 6 septiembre, en las que todo hacía presagiar que la oposición obtendría uno de sus mejores resultados históricos, pero que han sido pospuestas un año bajo el pretexto de que no es posible celebrarlas con seguridad a causa de la pandemia de coronavirus.

Leave a Reply