Lo último

Heroínas

A las siete de la mañana, mi madre se levanta y se prepara para ir al trabajo. Es de las que pese al confinamiento siguen yendo a trabajar: cuida de nuestros mayores. Armadas de pijamas y un material de protección rudimentario, luchan para mantener al enemigo a raya. Ese al que solo le escarmienta la vocación y la energía que se esconden tras un EPI reutilizado. Las heroínas no llevan capa, sino pijamas.

Pedro Brea Rego. Milladoiro (A Coruña)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply