Las noticias

“Hay que saber aislarse del ruido”

Jaume Serra, director de Radio Barcelona, SER Cataluña.Jaume Serra, director de Radio Barcelona, SER Cataluña.Joan Sanchez /

Cansancio muy grande, chafado, dolor muscular y de huesos, algo de fiebre. Jaume Serra, de 52 años, director de Ràdio Barcelona, de la Cadena Ser, empezó a tener esos síntomas el 1 de marzo. Era el día, recuerda, del Madrid-Barça, y le diagnosticaron una neumonía. Pero al día siguiente supo que una persona que había estado en contacto con él había dado positivo de coronavirus. Y empezó a sospechar que se podía haber contagiado. El día 3 dio positivo. Serra, que sigue confinado en casa, se encuentra ahora mucho mejor y, pese a que aun no está curado, ha querido explicar su caso para dar un mensaje a la ciudadanía de “optimismo, equilibrio y sentido común”. Y remacha: “Hay que aislarse del ruido”.

En una entrevista en el espacio Aquí Cuní, Serra ha explicado que hasta ahora no se sentía bien para poder contar su experiencia, pero que ahora, se encuentra más recuperado. “Seguramente estoy mejor que ayer y peor que mañana”. “Antes no me encontraba bien, pero ahora he querido salir porque poca gente ha hablado y nuestras vivencias pueden ser buenas”, dice. No ha recibido el alta: necesita dar dos veces negativo en la prueba y, de momento, aguarda el resultado del primer test que le hicieron el viernes.

Serra calcula que se contagió ya hace tres semanas y que a los cuatro días empezó a notar los primeros síntomas. El domingo le comunicaron que sufría una neumonía, pero cuando dos días después supo que podía haber sido contagiado, llamó al 061 y los técnicos fueron enseguida a tomar una prueba de la garganta y de la nariz. “Me siento un privilegiado. Era al principio y vinieron rápido”, cuenta, alabando el “tacto extraordinario” y la amabilidad de quienes le trataron. “Te hacen sentir persona y te reconfortan”, cuenta.

El servicio de epidemiología le pidió que hiciera una lista de las personas con las que estuvo en contacto con sus nombres y número de teléfono. Y admite, con pesar, que “no era corta”. A todos los que vivían en Cataluña, los confinaron 15 días. Pero no fue así en todos los casos de fuera de esta comunidad. “Es una buena medida que no se ha tomado igual en todas partes”, afirma explicando que se aplicaron diferentes protocolos en función de cada comunidad autónoma. Su primera medida fue comunicar su enfermedad a sus compañeros de trabajo, se vio cómo se podía gestionar el caso de con quienes estuvo en contacto -algunos fueron confinados- y se desinfectaron las zonas comunes.

Serra reconoce sin tapujos que en su caso llevó “muy mal” saber que había podido contagiar a otras personas. Y fue así hasta que no hizo un proceso de aceptar que él era una víctima más, de la misma forma que lo era la persona que le contagió a él. “Tienes que interiorizar que no eres culpable de nada. Yo he hecho ese proceso. He estado, de todas formas, más preocupado por ellos que por mí. La parte buena es que en mi caso se ha extendido a pocas personas. El aislamiento es bueno. Cuanto menos contacto mejor”, añade.

El coronavirus obliga, asevera, a aislarse del “ruido” que genera y saber discriminar le información y tranquilizar a su entorno. “La diferencia es que cuando tienes una enfermedad la tienes tú y lo sabe tu familia, y ahora es una de la que todo el mundo habla. Y tienes que ser capaz de decir cómo te encuentras y lo que dice la gente de lo que te pasa y pasará, y lo que dicen las alertas de los móviles”, dice. “Es un episodio que muestra cómo las nuevas generaciones entre los que informan e intoxican”.

Tras poner en valor a la sanidad pública -“Mi médico de cabecera me ha llamado cada día para ver cómo evolucionaba”-, Serra advierte que la fase de recuperación es larga. Se necesitan dos controles negativos consecutivos. Él espera el primero. Pero conoce otro caso de una persona que hace 20 días que se encuentra perfectamente y no ha dado negativo. El coronavirus, relata Serra según su experiencia, se contagia sin tener síntomas visibles e infecta de forma aleatoria a algunas personas sí y a otras no en un mismo espacio. “Hay una parte de azar y seguramente de las defensas de cada organismo”, dice. “Y no siempre, en mi caso, se ha contagiado la persona que ha estado más cerca”. Ahora, su objetivo, es que la radio siga trabajando con el objetivo de dar con el equilibrio de ofrecer el servicio público y preservar la salud de los trabajadores.

Más información sobre el coronavirus

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante el coronavirus

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad.

Leave a Reply