Lo último

Hablan los promotores: “Si no se toman medidas, los festivales desaparecerán”

¿Qué va a pasar con los festivales? ¿Se aplazarán? ¿Volveremos a pisar uno este año? Preguntas sin respuesta, que como las cancelaciones, se acumulan en las mentes de los responsables de estos eventos y en las casas de las cientos de miles de personas que tienen una entrada comprada. Por eso, para arrojar un poco más de luz, representantes de Mad Cool Festival, Río Babel, SanSan Festival, Medusa Sunbeach Festival y Sharemusic! se han reunido para exponer sus inquietudes ante la situación que está provocando la crisis del coronavirus en la industria de los festivales. Lo han hecho este miércoles durante el Music Fest Meeting, una iniciativa online de PlayPlan, IDASFEST y Enterticket que pretende ser el altavoz del sector de la música en vivo.

La charla entre los promotores de eventos de gran formato, Germán Quimasó (Río Babel/SanSan Festival), Javier Arnáiz (Mad Cool Festival), Andreu Piqueras (Medusa Sunbeach Festival) y Hugo Albornoz (Sharemusic!), ha servido para mostrar su descontento “ante la falta de medidas de la administración”. Necesidades y reclamaciones que muchos los festivales españoles han manifestado durante las últimas semanas ante una desescalada que, para algunos, puede ser más lenta de lo esperado.

Los cuatro responsables han calificado este momento como una “situación dramática” que afecta a todo el mundo y han exigido más medidas al Gobierno. Arnáiz, director de Mad Cool Festival, resalta que “todos los festivales europeos nos llevan ventaja, ellos ya han reaccionado y han tomado medidas. En España estamos indefensos y, de seguir así, seremos el país sin festivales”, poniendo el foco en la importancia de que se tomen “medidas concretas y excepcionales para que el sector del ocio musical no se quede atrás”.

MÁS INFORMACIÓN

Todos coinciden con que lo peor de su día a día como promotores es la incertidumbre que les provoca el hecho de que no puedan trabajar con unas fechas claras. Quimasó asegura que se levanta cada mañana sin saber muy bien qué hacer: “jugamos a ser pitonisos, no sabemos nada y eso nos está matando a todos”. De hecho, ha aplazado Río Babel una vez y no sabe si tendrá que hacerlo una segunda vez . A su vez, Arnáiz afirma que casi con toda seguridad no se podrá celebrar el Mad Cool en las fechas previstas y que trabajan para aplazar el festival a finales de este año, “algo improbable”, o directamente trasladarlo a 2021, “lo más probable que suceda”.

Piqueras, del Medusa Beach Festival, también ha expresado su malestar poniendo de manifiesto que “ahora mismo siento que nos han colocado en un último plano, que están maltratando la cultura y que, además, a los festivales no nos están viendo como cultura“. Albornoz insiste en que “en este momento es real la desaparición de una parte de la cultura si el Gobierno no toma medidas con respecto a esto”. Al hilo de esto, Quimasó recuerda que si desaparecen los festivales, se destruye mucha industria y que podría generarse un efecto dominó con todas las empresas que prestan servicios: “Hay pequeñas ciudades que viven de los eventos que organizan”.

 ¿Qué medidas pueden ayudar a la reestructuración del sector?

Los cuatro promotores tienen claras sus propuestas para salvar la situación: la cancelación de los eventos por fuerza mayor y, aseguran, la flexibilización de los plazos de devolución de las entradas: “todos los festivales estamos ahora en la misma posición”, declara Piqueras, “necesitamos directrices, esperamos un no del gobierno para poder trabajar con los artistas de cara a 2021”. “Queremos devolver los importes de las entradas, pero necesitamos un período de tiempo suficiente para poder trabajar y que esa devolución sea cómoda para todos”, reclaman desde Mad Cool. En este sentido, Quimasó insiste que es una situación excepcional y que nadie lo tenía previsto: “los seguros no nos cubren y no podemos celebrar el evento, necesitamos un margen para devolver el dinero”.

Con respecto a la reconversión necesaria para la celebración de eventos a partir de este momento, los cuatro ponentes explican que lo más importante es que prime la seguridad, tanto física como jurídica. Arnáiz pone de ejemplo la transformación que sufrió el mundo después de los atentados de Nueva York:  “Todo apunta a que sucederá algo similar a lo que pasó con la caída de las Torres Gemelas y el posterior cambio del funcionamiento de los aeropuertos”. De ahí que el director de Mad Cool afirme que, dado que habrá que tomar nuevas medidas de seguridad, espera que el Gobierno las implemente “con sentido común y coherencia”.

Leave a Reply