Lo último

Guía para trabajar desde casa

Luz

natural

O artificial

si no es posible

Todas

tus cosas

a mano

Uy, ese

reflejo…

Luz

natural

O artificial

si no es posible

Todas

tus cosas

a mano

Uy, ese

reflejo…

Luz

natural

O artificial

si no es

posible

Uy, ese

reflejo…

Todas tus

cosas a mano

Luz

natural

O artificial

si no es

posible

Uy, ese

reflejo…

Todas tus

cosas a mano

Ten un espacio dedicado

Escoge una parte de tu casa donde tengas todo lo necesario para trabajar. Procura que sea un lugar bien iluminado, a poder ser con luz natural. Evita los reflejos en la pantalla y mantén el orden y la limpieza.

Establece un horario

Define las horas en que vas a trabajar. Se estricto, o trabajarás de más.

Nada de

trabajar

en pijama

Aséate como

un día de

trabajo normal

Nada de

trabajar

en pijama

Aséate como un

día de trabajo

normal

Aséate como un

día de trabajo normal

Nada de

trabajar

en pijama

Aséate como un

día de trabajo normal

Nada de

trabajar

en pijama

Rutinas mañaneras

Realiza las mismas tareas como si tuvieras que desplazarte a un lugar de trabajo. Levántate, desayuna, dúchate, péinate, lávate los dientes y vístete como si fueras a acudir a la oficina. Es muy recomendable que no trabajes en pijama.

No podemos pasear,

pero sí tomar el

aire y desconectar

No podemos pasear,

pero sí tomar el

aire y desconectar

No podemos pasear,

pero sí tomar el

aire y desconectar

No podemos pasear,

pero sí tomar el

aire y desconectar

Toma respiros

Desconecta diez minutos cada dos horas. Deja lo que estés haciendo, cierra la puerta del estudio, cambia de ambiente y realiza otra actividad durante ese tiempo. No lo utilices para realizar tareas domésticas.

Marca un momento a la mitad de la jornada en que puedas caminar. Aunque sea dentro de casa, por el salón o el pasillo. Haz una pausa de unos 30 minutos. Dadas las circunstancias, solo puedes salir a la calle para cuestiones autorizadas (sacar la basura o comprar comida o el periódico). Planea esos pequeños paseos para que te dé el aire en algún momento de la semana si no eres persona de riesgo (por edad o salud).

También puedes leer alguna de las recomendaciones de Babelia.

Pon música…

…pero

apaga

la tele

Pon música…

…pero

apaga

la tele

Pon música…

…pero apaga la tele

Pon música…

…pero apaga la tele

Evita distracciones

La música ambiente puede ayudarte a concentrarte, la televisión no. En general, evita emisiones que tengan cortes publicitarios, pensados para captar tu atención.

Un emoji

siempre

viene bien

Un emoji

siempre

viene bien

Un emoji siempre

viene bien

Un emoji siempre

viene bien

Mantén la comunicación
con tus compañeros

La coordinación y el aislamiento son los principales retos a superar. Hay multitud de herramientas que te ayudarán a mantenerte en contacto con ellos. Interpreta el tono de la conversación. Habrá momentos de trabajo y otros de distensión. A falta de poder compartir un rato distendido con los compañeros mientras tomas el café, los signos de exclamación y los emoticonos ayudan a sentir la cercanía.

Un candado

no, pero

apártate

de la nevera

Un candado no,

pero apártate

de la nevera

Un candado no,

pero apártate

de la nevera

Un candado no,

pero apártate

de la nevera

¡Come bien!

Controla el picoteo. Prepara lo que vayas a comer durante la jornada y no comas en la mesa de trabajo. Evita poner al alcance de tu mano snacks y alimentos ‘basura’. Las zanahorias o la fruta son una gran opción.
¡Las pipas también lo son! Pero no abuses.

El final de la jornada

Si piensas que es necesario, pon una alarma que te avise. Cuando llegue ese momento, despídete de los compañeros, abandona los ‘chats’, desconéctalo todo y apaga los equipos hasta el próximo día.

Haz ejercicio físico

Al estar sentados tanto tiempo, conviene realizar algunos ejercicios para evitar la disminución muscular y sus molestias, sobre todo en la zonas lumbar y cervical.

1.

Cambia de postura con frecuencia. Una opción para no estar tirado y que hará que te muevas, es sentarte sobre la clásica pelota de pilates o similar. Como se trata de crear cierta inestabilidad en el asiento, un flotador o una colchoneta poco hinchada doblada también pueden servirte.

2.

Aprovecha cuando vayas al baño para estirar. Cuello, brazos, etc.

3.

Si tienes escaleras en casa, aprovéchalas. Sube y baja para fortalecer las piernas. Si no tienes, puedes realizar sentadillas.

4.

Cuando termines la jornada, estira durante 20 minutos. Puedes ver algunos ejemplos aquí.

 

Leave a Reply