Internacional

Grecia pone en cuarentena un campo de refugiados tras detectar 20 casos de Covid-19

Campo de refugiados de Ritsona, a 45 kilómetros al norte de Atenas, este martes.Campo de refugiados de Ritsona, a 45 kilómetros al norte de Atenas, este martes.ALKIS KONSTANTINIDIS / Reuters

El Gobierno griego ha puesto este jueves en cuarentena a las más de 2.000 personas que viven en el campo de refugiados de Ritsona, situado a unos 75 kilómetros al noreste de Atenas, tras detectarse 20 casos de coronavirus. Según ha informado Panagiotis Mitarachi, ministro de Migración y Asilo, durante los próximos 14 días queda totalmente prohibida la entrada o salida del asentamiento. La noticia se ha hecho pública el mismo día que las autoridades griegas han asegurado al Parlamento Europeo que ya han levantado el veto a la tramitación de las solicitudes de asilo. Las nuevas peticiones han estado paralizadas durante el mes de marzo para evitar la congestión del sistema y disuadir a los migrantes ante la llegada masiva de personas que provocó la decisión de Turquía de permitir el flujo hacia Europa.

El foco de infección en el campamento de Ritsona se ha detectado después de que la semana pasada una mujer emigrante de 19 años que vivía allí se trasladara para dar a luz a un hospital de Atenas, donde dio positivo por coronavirus. Las autoridades sanitarias comenzaron entonces a buscar el origen de la infección de la joven, pensando que podría haberse contagiado en el propio hospital.

Tras realizar 63 tests a refugiados del asentamiento, 20 han dado positivo a pesar de no mostrar síntomas. Se trata de los primeros casos de Covid-19 registrados en uno de los múltiples campos de refugiados que tiene Grecia.

Mitarachi ha asegurado que la policía se encargará de implementar las medidas de aislamiento en el campamento mientras se realizan nuevos tests. Desde que se detectara el primer caso de coronavirus en el país a finales de febrero, Grecia ha registarado un total de 1.415 contagios hasta la fecha, 50 de los cuales han resultado en fallecimientos.

Este mismo jueves, Mitarachi ha confirmado que se había reabierto el proceso para solicitar asilo en Grecia. “Congelamos la solicitud, teníamos base legal para tomar esa decisión. Ahora esa congelación ya no se aplica y desde el 1 de abril hemos vuelto al procedimiento normal”, ha explicado ante el comité de Libertades Civiles, Justicia e Interior de la Eurocámara.

El ministro ha advertido que su Gobierno aún tiene que gestionar 125.000 peticiones de asilo. Ante la necesidad de realizar entrevistas para tramitar cada caso y los riesgos de la pandemia, Atenas estudia la vía telemática como método alternativo. Bruselas ha dado la bienvenida a la decisión griega de no prorrogar la suspensión de asilo, después de que el plazo expirara este miércoles. “En estos tiempos es importante defender los derechos fundamentales y nuestros valores”, ha asegurado Ylva Johansson, responsable de Interior del comité.

El país, puerta de entrada a Europa para emigrantes y refugiados que huyen de la guerra y la pobreza causada por los conflictos de Oriente Próximo y Asia Central, acoge a más de 40.000 personas en los distintos campos repartidos entre las islas y el territorio continental. Las condiciones precarias de estos asentamientos y su saturación, continuamente denunciada por los organismos humanitarios que operan allí, ha llevado al propio Gobierno heleno a describirlos como “una bomba de relojería” ante la llegada de la pandemia.

Leave a Reply