Las noticias

Fin a la estafa de los muñecos bebés

MÁS INFORMACIÓN

La familiaridad y confianza con las que hacemos las compras por Internet, especialmente en estos días de confinamiento, ha jugado en favor de una pareja de delincuentes que ha estafado a más de 40 personas a través de una plataforma digital de compraventa. El hombre y la mujer, que residen en el barrio sevillano de El Cerezo, anunciaban muñecos reborn personalizados, copias hiperrealistas de bebés recién nacidos, los cobraban y los clientes nunca recibían su pedido, ha informado la Policía Nacional tras la detención esta semana de la pareja. Con este método han estafado más de 6.000 euros a personas de distintas localidades de España.

Los arrestados, que tienen varios antecedentes policiales, han pasado a disposición de la autoridad judicial, que decretó su inmediato ingreso en prisión provisional. La Policía comenzó la investigación tras recibir varias denuncias de personas que habían encargado y pagado estos muñecos mediante transferencia bancaria o ingresos en cajeros y que nunca los recibieron.

Aunque se pueden encontrar en distintas plataformas de venta online modelos a partir de unos 50 euros, estos bebés reborn son piezas de coleccionistas pintadas a mano que pueden llegar a costar hasta 3.500 euros dependiendo de la calidad de la pieza. Las réplicas de bebés, algunos esculturas de cuerpo entero a tamaño real y con movilidad en todo el cuerpo gracias a la silicona, comenzaron a popularizarse en Estados Unidos a partir de 1990 y llegaron a España hace unos 15 años.

“Hace unos años iba caminando por una calle del centro de Sevilla y observé a una joven que llevaba a un bebé de una forma muy descuidada, pensé que el pequeño iba a lastimarse. La chica entró en una farmacia y la seguí para advertirle del peligro. Afortunadamente, justo antes de mi intervención oí como la supuesta madre del bebé le decía al farmacéutico que le habían encargado ‘uno como este, pero rubio y con el pelo un poco rizado’ y por la forma en que depositó al supuesto niño en el mostrador me di cuenta de que no era de verdad”, ha comentado una vecina de la capital andaluza, quien quedó estupefacta la primera vez que vio una de estas réplicas con el nivel de perfección del muñeco.

El origen de estos muñecos hiperrealistas, que se han usado con éxito para aliviar la ansiedad en pacientes con enfermedades neurodegenerativas, se sitúa en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las madres, ante la escasez de medios, se dedicaron a rehacer y redecorar las muñecas de sus hijas para que parecieran nuevas. Aunque esos primeros juguetes no tienen nada ver con la verosimilitud que han alcanzado hoy, gracias a los materiales y especialización de sus creadores.

Los modelos más sofisticados —esos que pueden llegar a costar más de 3.500 euros— de estas réplicas de recién nacidos necesitan unas tres semanas de trabajo. Las distintas capas de pintura que sus creadores les aplican a mano y luego consolidan en un horno simulan los capilares, las venas e, incluso las rojeces en la piel de un bebé y los que se realizan personalizados se hacen a partir de una fotografía que envía el cliente. Perfección a la que, sin duda, aspiraban las personas estafadas que habrían pagado una media de unos 150 euros por un bebé que nunca ha renacido.

Leave a Reply