Las noticias

Esto es lo que hay

Luis Grañena

¿Qué quedará de cuanto ahora vivimos? ¿Servirán nuestras reflexiones? ¿Serán los canallas de hoy escarnecidos mañana? ¿Nos ocurrirá como a gran parte de los alemanes salidos de la I Guerra Mundial? ¿Seremos indiferentes al dolor ajeno, crueles y violentos? Oh, my goodness.

Sumida en estas cavilaciones, que darían tema a un cantautor plasta, me hallaba, y el mocho sumido en su cubo, cuando, todavía reflexionando, sentí el latigazo de mi lumbar rota y calcificada. Lo cual ocurrió en tres fases durante unos cuatro años: 1, al pisar mal mientras metía una coliflor en la nevera; 2, al tropezar precisamente con un cubo, y 3, al apoyarme en lo que tomé por una pared de cristal y resultó ser una puerta de vaivén, en el hotel llamado La Venganza de no digo dónde, pero vosotros sabéis.

Dejé, pues, la faena doméstica y la reflexión, y tumbé mi espalda en el lecho de sube y baja que tengo, ideal para mayores con problemas de huesos. ¿Verdaderamente aprovecharemos la lección?, seguí, mientras me desplomaba transversalmente, alzando las rodillas (a la vez: tiene su mérito) para obtener el acostumbrado alivio. ¿Esto de ahora, tan terrible…?

Ahí me tuve que interrumpir. Los dos extremos de mi cama se elevaban con una sincronía implacable. En cuestión de segundos me convertí en una hamburguesa, un sándwich, una croqueta. Comprendí que mi propia vértebra se desquitaba de mí oprimiendo mi propio mando a distancia.

Mientras me liberaba, algo di por seguro: seguiré igual de torpe. Y riéndome a solas conmigo misma.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply