Las noticias

España quiere que los turistas británicos, de EE UU y otros países con baja incidencia puedan entrar sin PCR

Varias personas a su llegada al aeropuerto de Madrid, el 10 de mayo.
Varias personas a su llegada al aeropuerto de Madrid, el 10 de mayo.A. Pérez Meca / Europa Press

España se mueve para reactivar el turismo cuanto antes. Para ello, negocia en la Unión Europea permitir la entrada de viajeros sin PCR —aunque no estén vacunados— desde países con baja incidencia, entre ellos el Reino Unido, Estados Unidos, países de Latinoamérica y asiáticos. Esta iniciativa también serviría con los de la UE, como Alemania, Francia o Italia, algunos de los principales emisores de turistas.

Más información

“Los países con una incidencia baja no deben suponer un riesgo y podrían venir sin PCR, desde el Reino Unido o cualquier otro país tercero. Y se hará lo mismo con el resto de Europa”, explicó este miércoles Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo, tras un seminario sobre el sector del Parlamento Europeo en Madrid.

Por la mañana, la ministra del ramo, Reyes Maroto, ya apuntó esta posibilidad, aunque solo mencionó a los viajeros británicos: “Podrán venir a España desde el 20 de mayo”, aseguró en la presentación de la campaña de promoción internacional del turismo español. Esa fecha es la fijada para debatir en la UE sobre la flexibilización de las condiciones de los viajes no esenciales desde terceros países. El problema seguirá siendo las restricciones que imponga el Gobierno británico, entre otros, que por el momento está siendo duro y hace tambalear la campaña de verano de países como España, Italia o Grecia (entre los grandes competidores, solo Portugal está en la lista verde).

El Ejecutivo espera así que se relajen los requisitos para los viajes por ocio, aunque faltan flecos por cerrar. Uno de los principales escollos es dónde fijar la barrera entre el bien y el mal. Es decir, a partir de qué nivel se considera que la incidencia del virus está (o no) bajo control. Hasta ahora se sitúa en 25 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, una cifra que se considera excesivamente baja.

Salvar el verano

Con este movimiento, España trata de espantar los malos augurios de otro verano a medio gas. La decisión británica de incluir al país en la lista ámbar —los viajeros tienen que guardar cuarentena obligatoria a la vuelta y realizarse dos PCR— cogió con el pie cambiado al Gobierno y al sector. Tanto unos como otros esperaban que se hiciese una excepción y al menos las islas estuviesen en la lista de los países elegidos.

Pese a ello, Maroto y Valdés confían en que España estará en la lista verde en la próxima revisión. “Le hemos pedido que diferencie la situación epidemiológica por regiones. Si no, habrá que seguir bajando la incidencia en todo el país, pero estamos convencidos de que los británicos podrán pasar sus vacaciones de verano en España si quieren”, zanjó la ministra.

El secretario de Estado, por su parte, reconoció la dificultad que supone para el Reino Unido territorializar España: “Tengo la sensación de que es complicado porque lo tendría que hacer con todo el mundo y no solo con nosotros”, sostuvo. Aunque también se muestra optimista y cree que el país estará entre los destinos a los que viajar sin cortapisas antes de que comience el verano.

Para los casos de los países que superen la barrera de la incidencia acumulada que se considere de riesgo, los residentes de estos lugares pasarían a regirse por el certificado verde digital si están dentro de la UE —en principio entrará en vigor en junio—. Y para los países terceros, el Gobierno quiere lograr acuerdos similares que se rijan por las mismas condiciones que marca el también llamado pasaporte sanitario, según fuentes ministeriales.

Leave a Reply