Las noticias

España, otra vez en niveles de ayuda para el desarrollo de 1990

Hace medio siglo, los países más ricos del planeta se comprometieron a destinar el 0,7% de su Producto Interior Bruto a la cooperación para el desarrollo de los más pobres. España estaba entre los segundos: los que recibían ayuda, hasta que en la década de los ochenta prosperó lo suficiente como para estar en posición de apoyar a otros. Pero poco. Salvo en un breve período entre 2006 y 2010, el titular ha sido desde entonces el mismo: España está a la cola de Europa en los niveles de ayuda. Y 2019 no ha sido una excepción. El año pasado, una década después del estallido de la crisis financiera y cuando todavía la covid-19 no había irrumpido en escena, el país destinó un 0,19 del PIB a esta partida, un porcentaje muy inferior a la media europea (0,46%) y por detrás de países como Hungría. Así lo denuncia el informe anual AidWatch, de la Confederación Europea de ONG para la Ayuda y el Desarrollo (CONCORD), publicado este miércoles.

Más información

“Confío en que las cifras de este año no sean las que refleja este informe”, apunta Ángeles Moreno Bau, secretaria de Estado de Cooperación para el Desarrollo. Con unos presupuestos todavía prorrogados, este 2020 se ha hecho “arquitectura financiera” para aumentar el compromiso de España con el progreso de los más pobres, apoyarles para afrontar la pandemia y volver a financiar entes multilaterales como el Fondo Global contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis (con 100 millones) o la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización (Gavi). “A pesar de la imposibilidad de tener un presupuesto mejor dotado”, recalca. El compromiso del Gobierno, reitera lo que se ha venido anunciando en los últimos meses, es alcanzar el 0,5% al final de la legislatura en 2023.

¿Habrá subida en los Presupuestos Generales de Estado para 2021? Pedro Sánchez anunció este martes que habrá un incremento de un 20% en la partida de Ayuda al Desarrollo. Esto supondría que unos 500 millones de euros adicionales se sumarían a los 2.400 de 2019 (a falta de conocer el dato definitivo de 2020). Sin confirmar la cifra hasta que se publique el texto definitivo, Moreno Bau explica que la subida no puede ser mayor hasta que se reforme el sistema de Cooperación Española. “Hay que poner la casa en orden para ejecutar eficazmente”, explica. Esto significa que antes de aumentar más la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) hay que aprobar una nueva ley de cooperación que sustituya la de 1998, reformar la Agencia de Cooperación Española (Aecid) y adaptarse al Neighbourhood, Development and International Cooperation Instrument (NDICI) de la Unión Europea. El plan es acabar este proceso en 2021, dice.

“El camino hacia el 0,5% exige que el presupuesto se aumente en 900 millones de euros en 2021”, anota Andrés Rodríguez Amayuelas, presidente de la Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo de España. “Esta es nuestra propuesta para incrementar la ayuda, pero sin subidas atropelladas e ir adaptando los fondos a las capacidades del sector”, explica. “La cantidad es ridícula comparada con el gasto en defensa, de 20.050 millones, o lo que se pierde debido a la evasión fiscal, entre 20.000 y 40.000 millones”. A Rodríguez Amayuelas le preocupa que se abuse de formas de “inflar la ayuda” como el alivio de deuda o contabilizar como tal el gasto de asistencia a refugiados en el propio territorio. “Y además con la pandemia hay más argumentos para dedicar estos fondos aquí dentro”, advierte. Por eso, insiste, desde la Coordinadora no solo piden más fondos, sino calidad: “Para la reducción de la pobreza y la desigualdad. Más ayuda humanitaria y para la educación para la ciudadanía global”. En este sentido, el AidWatch subraya que “en el ámbito de la calidad, España no ha cumplido el objetivo de ayuda a los países menos adelantados (4%), ni en humanitaria (2%) y tampoco en educación para el desarrollo y sensibilización (1,8%)”. “Y sigue inflándola”, concluye.

El aumento del 20% anunciado por Sánchez “es una medida muy coherente con el necesario abordaje de una crisis tan profunda en el mundo en desarrollo, donde se disparan el hambre y la pobreza”, analiza Lara Conteras, responsable de incidencia de Oxfam Intermón, en un comunicado. “A falta de los detalles, esperamos ver un crecimiento sustancial en la ayuda humanitaria, en materia de salud y vacunas, y en seguridad alimentaria. Es un primer paso, limitado pero positivo, hacia el cumplimiento del acuerdo de Gobierno de llegar al 0,5% de la renta nacional bruto en ayuda al desarrollo al final de la legislatura”, opina.

Europa: 0,7% para 2070

La UE invirtió 78.000 millones de euros en AOD, lo que representa un 0,46% de su renta nacional bruta (RNB) combinada. El informe presentado este martes denuncia que, si bien la Unión Europea en su conjunto siguió siendo el mayor donante del mundo en 2019 con esta cantidad, representa una caída por tercer año consecutivo. “Es una pequeña tendencia a la baja preocupante”, analiza Rodríguez Amayuelas. La explicación a esta continuada disminución está, según los autores del estudio, en el menor gasto en refugiados en los países donantes. “Y no se han reasignado”, lamenta el representante de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo. Se ha pinchado el globo de la ayuda inflada y ese aire no ha ido para el respiro de los países más pobres.

“El objetivo del 0,7% no se cumplirá antes de 2070”, calculan los expertos de la CONCORD. Solo tres países de la UE cumplieron con este compromiso en 2019: Luxemburgo (1,05%), Suecia (0,99%) y Dinamarca (0,71%), además del Reino Unido (0,7%). Ocho Estados miembros aumentaron su ratio de ayuda, mientras que 13 la redujeron, según datos del informe. Los aumentos más significativos, destaca el documento, los hicieron Chipre (94%), Malta (29%) y Finlandia (27%). Las mayores reducciones se dieron en Estonia (7%) y Polonia (4%).

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Leave a Reply