Las noticias

España inicia la fase 0 con las peluquerías como avanzadilla: “Los clientes estaban desesperados”

Cincuenta días con el pelo creciendo libremente y las canas campando a su aire han convertido la reapertura de las peluquerías en uno de los acontecimientos más esperados de este lunes, inicio de la fase 0 de la desescalada en casi toda España. Estos establecimientos, con una clientela fija expectante y cita previa pedida, han sido los más madrugadores y casi los únicos en subir la persiana, en el primer día en el que se permite desde la declaración del estado de alarma. “Había ganas de abrir, sobre todo por las clientas, que estaban desesperadas”, dice Custodia, propietaria de la peluquería Carapinha, en el paseo de Maragall de Barcelona. Un recorrido por las calles de distintas ciudades permite confirmar que, aparte de estos locales, pocos más han abierto esta primera mañana. Ferreterías, librerías y alguna pequeña tienda de ropa han vuelto a la actividad, con dudas sobre la necesidad de cita previa o las medidas de seguridad.

El teléfono no para de sonar en la peluquería de Custodia. A las 8.55 ya había una clienta en la puerta. Las dos empleadas han llegado a las ocho para desinfectar el local, donde han instalado mamparas entre las sillas. Custodia, protegida con mascarilla y visera, lamenta que “el Gobierno no ha dado pautas claras y ha avisado con tres días de que hay que tener mascarillas”. “¿A nosotras quien nos las da? En el transporte público sí, porque queda muy bien”, añade.

Jonathan Romero y Paqui Palma, propietarios de la peluquería Kolosseum de Granada, preparan pasadas las nueve de la mañana todo para empezar a atender clientas a partir de las diez. La plantilla la forman los dos socios y cuatro trabajadores. Los propietarios se han acogido a las ayudas a los autónomos y los empleados a un ERTE. Jonathan conoce las medidas de precaución sanitaria que tiene que tomar, pero se queja de no haber recibido “ninguna indicación laboral. No sé si mis empleados, estando en un ERTE, pueden volver a trabajar hoy o no. Estoy esperando a que abra mi gestoría para que me diga qué tengo que hacer. De hecho, ni siquiera sé si es legal que yo abra la peluquería”, comenta. En cualquiera caso, tiene la agenda del día repleta de clientas.

María José tiene no solo este lunes, sino toda la semana ocupada con citas previas. “No me puedo quejar, pero también es verdad que ahora cuesta mucho más atender a los clientes uno a uno”, dice esta peluquera en su local, Les tissores de Mapari, en Valencia. Ahora está cortando el pelo a Andrea después de estar casi parada 50 días. Durante el confinamiento, solo ha atendido a dos ancianos en su casa. “A domicilio es más complicado y a la gente no le gusta”, explica. Su peluquería es una de las pocas que ha abierto en el barrio del Carmen de la ciudad.

Pequeñas reparaciones y repuestos

Aparte de las necesidades capilares, estar seis semanas confinados parece haber agotado los recambios para pequeñas reparaciones en el hogar. Pedro Sola ha reabierto su tienda Eléctrica Minerva, en el barrio del Clot, en Barcelona. Está despachando “sobre todo pilas, bombillas y cables de RJ45 para internet”. Se queja de que no le hayan dejado a abrir antes: “Con la gente en casa, las cosas se estropean y me han echado de menos los clientes tanto como yo a ellos”.

En la calle Alhamar, en Granada, una ferretería y una tienda de pinturas atendían a sus clientes, la mayoría con mascarilla. Pese a que la normativa establece que los pequeños comercios han de atender con cita previa, ninguno la tenía, y han formado una cola en la puerta. Son atendidos igualmente. Uno de los clientes, que no quiere identificarse, cuenta que “eso de la cita previa está muy bien para otros comercios, pero ni sé el teléfono de la tienda ni voy a pedir cita para comprar unos tornillos”.

Maite regenta una relojería y joyería en Valencia, Está sorprendida de que no hayan dejado de llamar clientes. “La venta de hoy puede ser algo excepcional. Están comprando pilas para termómetros, para reloj… Me nutro sobre todo de gente mayor como Alberto, un cliente habitual que siempre ha llevado pendientes y los había perdido durante el confinamiento. Mira, ahora está ahí fuera Paco”, dice detrás de la mascarilla, mientras abre la puerta. Dos ancianas vecinas se paran en el escaparate al ver la puerta abierta y le preguntan a Maite el horario porque necesitan las pilas para el reloj.

Tiendas de ropa

En los centros de ciudades como Barcelona o Granada, los comercios de ropa que copan los escaparates se mantenían cerrados. Las cadenas más conocidas, con locales grandes, no pueden aún abrir, pero las tiendas pequeñas tampoco se habían animado a hacerlo. Tampoco las tiendas de souvenirs, ante la ausencia de turistas. También un poco más lejos del centro de Barcelona, la inmensa mayoría de tiendas de ropa o zapaterías permanecen cerradas en ejes comerciales de barrio, como el del Clot o la avenida de Gaudí, en el Eixample. En esta última solo ha abierto una tienda de ropa y complementos, Ainioutfits. “Atiendo solo con cita previa y a una sola persona. Le aplico gel hidroalcohólico en las manos y si se prueba algo lo aparto y le paso la vaporetta para desinfectar”, cuenta Anna Li Escolano.

Más difícil tiene la desinfección Anna Solà, propietaria de la librería y papelería BoliBloc, cerca de la Sagrada Familia. Ha vendido durante toda la cuarentena por Internet. Este lunes ha abierto y ya tiene lista de clientes que han pedido cita previa. Pero también se acerca gente a comprar de forma espontánea. Solà explica que ha instalado una gran mesa en la puerta para impedir la entrada de los clientes, porque el BOE dice que si tocan libros hay que desinfectarlos: “No les voy a poner lejía”. No tiene claro si puede atender a los espontáneos. “A quien pasa y se acerca le vendo, pero solo acepto pagos con tarjeta”, explica.

Con información de Clara Blanchar, Alfonso L. Congostrina, Ferran Bono y Javier Arroyo.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply