Las noticias

Escándalo en la cúpula del fondo soberano noruego

Nicolai Tangen, próximo consejero delegado del fondo soberano de Noruega, en Londres el 26 de marzo.Nicolai Tangen, próximo consejero delegado del fondo soberano de Noruega, en Londres el 26 de marzo.NTB SCANPIX / Reuters

El colchón de las pensiones de los noruegos, el Fondo Soberano de Noruega (Oljefondet), reluce como un modelo de éxito en su gestión ejemplar basada en la transparencia y los principios éticos. El mayor fondo de inversión del mundo destaca por su política de inversión responsable, cuyos recursos cubren el 20% del Presupuesto del país escandinavo. Sin embargo, el nombramiento hace dos semanas del multimillonario y filántropo Nicolai Tangen como consejero delegado a partir de septiembre ha desatado un escándalo en este fondo de pensiones que se nutre de los beneficios del petróleo noruego.

La organización y financiación de un seminario de lujo en la Escuela de Negocios Wharton (EE UU) el otoño pasado por parte de Tangen ha desatado la polémica por las sospechas de que podría haber condicionado su nombramiento, según publican varios diarios del país.

Yngev Slyngstad, el actual responsable del fondo, aceptó viajar en el avión privado de Tangen, según Bloomberg. La revelación del viaje provocó este miércoles una reunión de emergencia del supervisor de la entidad para revisar todo el proceso de designación. Slyngstad admitió el domingo que no debería haber aceptado el vuelo privado pagado por Tangen desde Filadelfia a Oslo, según el Financial Times.

El diario noruego VG publicó el sábado un reportaje sobre el polémico viaje a EE UU, justo unos meses antes de que Tangen, nacido en la ciudad de Kristiansand hace 53 años, fuera contratado como máximo responsable del fondo sin que estuviera en la lista oficial de candidatos, algo inusual a la práctica para nombrar a los jefes de la entidad y que podría ser ilegal.

Tangen pagó alrededor de un millón de dólares por el evento al que asistieron 150 selectos invitados. Llegaron en aviones privados de lujo y se alojaron en el hotel Hilton durante tres noches, participaron en seminarios con los mejores académicos del mundo y disfrutaron de conciertos con estrellas mundiales como Sting o Gregory Porter.

El alto ejecutivo gastó una fortuna en reunir a amigos y conocidos de la vida social noruega e internacional del 14 al 17 de noviembre del año pasado en lo que el propio millonario, en cuyo currículo figuran una licenciatura en finanzas y estudios en historia y en psicología social, describe como “el seminario de sus sueños, para reunir a las personas más interesantes del mundo”.

Entre los invitados a la exclusiva reunión figuran el ministro noruego de Trabajo, Torbjørn Røe Isaksen; el consejero delegado de la multinacional de comunicación Schibsted, Rolv Erik Ryssdal; el exministro de Asuntos Exteriores británico William Hague, o el cocinero británico Jaime Oliver.

También acudieron el fiscal general de Noruega, Fredrik Sejersted, viejo amigo de Tangen al que define de esta forma: “Cuando hace algo por primera vez, siempre lo hace de forma extrema”. Y el actual director del fondo, Yngve Slyngstad, quien anunció apenas dos semanas antes del viaje que renunciaría al cargo en cuanto hallaran a alguien que lo sustituyera. El evento, cuyo gasto total no ha trascendido, ha levantado un gran revuelo en Noruega. Pese a anunciarse a finales de marzo, el nombramiento como consejero delegado no se materializará hasta el próximo otoño.

Tras el revuelo, el consejo de supervisión del Norges Bank, el banco central de Noruega, ha subrayado a través de una nota que ningún miembro del consejo participó en el evento celebrado en Pensilvania ni tampoco participó ninguna persona involucrada en la designación de Tangen. El consejo se reunió este miércoles, de forma extraordinaria durante cuatro horas, para revisar el proceso de selección de Tangen.

Mientras, arrecian las voces que piden una comisión de investigación. El líder de la Confederación Nacional de Trabajadores de Noruega, Jørn Eggum, ha exigido la renuncia de Tangen. “Cualquier persona que vaya a controlar el dinero del país debe tener la confianza del pueblo noruego. Tangen no la tiene”, declaró el representante sindical. En un correo electrónico, Tangen se ha defendido de las acusaciones y ha prometido presentar en público la factura del seminario de lujo en EE UU. En una breve entrevista de televisión a su llegada a Oslo el martes, el multimillonario rechazó la posibilidad de renunciar al cargo.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply