Las noticias

ERC acusa a JxCat de aprovechar la crisis sanitaria para hacer partidismo

Ni la crisis sanitaria del coronavirus parece que puede aplacar las disputas entre Junts per Catalunya y Esquerra Republicana, esta vez a cuenta de la reforma del reglamento del Parlament. Ambas formaciones pactaron hace unos días que se activaría la ponencia que estudia la modificación de esa norma pese al estado de alarma. Sin embargo, la lista de Carles Puigdemont se ha descolgado este lunes con una actuación unilateral y ha registrado una proposición de ley para cambiar el reglamento con la vista puesta en las próximas elecciones y el escenario de facilitar, si hiciera falta, la investidura del expresidente huido en Bruselas.

Junts per Catalunya argumenta que ha actuado así porque “no ha habido avances en la reforma” y reclama que se puedan celebrar plenos telemáticos “para ajustarse a la actual situación de emergencia”, en lo que se entiende como una crítica al presidente de la Cámara, Roger Torrent (ERC), por no convocar la comisión del reglamento, en la que se formó una ponencia al inicio de la legislatura para cambiar el texto.

Los republicanos, por su parte, han difundido su propuesta de cambio del reglamento, en la que se cierra el paso a una hipotética investidura telemática y consideran que solo se podrán celebrar plenos no presenciales en una serie de supuestos muy diversos pero que, en todo caso, “impidan la movilidad del conjunto de los diputados”.

Las propuestas se debatirán mañana martes en la reunión de la Mesa del Parlament, que las debe admitir a trámite para que prosigan su andadura parlamentaria. Junts per Catalunya pretende que su proposición siga el trámite de urgencia y por lectura única. La tramitación debería hacerse en la citada ponencia, después ir a la comisión y de allí al pleno, como defienden fuentes parlamentarias, aunque no se descarta que el grupo mayoritario del independentismo quiera forzar esa previsión, para que se haga “de manera inmediata”, amparándose en el contenido del informe de los letrados.

El dictamen que suscribió en su día el letrado mayor, Joan Ridao, no dice exactamente eso, sino que advirtió que ni la jurisprudencia del Tribunal Constitucional ni los medios técnicos del Parlament permitían la celebración de plenos telemáticos ni de comisiones parlamentarias no presenciales. En ese sentido, los republicanos proponen que los plenos telemáticos se celebren “cuando técnicamente sean posibles” o bien celebrar plenos con un formato reducido, en el que unos cuantos diputados irían con el voto delegado de sus compañeros.

Leave a Reply