Las noticias

Érase una vez

Nicolás Maduro en conferencia de prensa en Caracas el pasado mes de marzo.Nicolás Maduro en conferencia de prensa en Caracas el pasado mes de marzo.Manaure Quintero / Reuters

Érase una vez un país cruzado por el Orinoco, que tuvo la desgracia de atesorar las mayores reservas de crudo pesado del planeta y de ser arrasado por la epidemia de la galbana y la corrupción. En aquel paraíso, a la gente se le pagaba por dormir y se azotaba a los hombres empeñados en trabajar, como en Jauja. Los árboles daban arepas en vez de frutas, y la carne mechada, los frijoles negros y las tajadas fritas de plátano atiborraban las ollas; maracas, cerveza y ron, a capricho. El futuro no importaba porque el subsuelo financiaba la molicie….

Leave a Reply