Las noticias

Entre la adicción al carbón y la necesidad de ser sostenibles

La vista es apabullante. Renate y Norbert, un matrimonio de jubilados de las afueras de Berlín, se quedan un buen rato contemplando el movimiento de las máquinas de excavación y las cintas transportadoras. Están lejos del punto de la caseta que hace de punto de observación, pero se oye su ruido, semejante a un zumbido. El panorama es fascinante, como ocurre con los paisajes lunares que dejan este tipo de explotaciones. Pero lo que ven, kilómetros de terreno excavado por capas en la mina de carbón a cielo abierto de de Welzow-Süd, en realidad no les gusta. “El carbón debería ser una cosa del pasado”, dice Renate. Pero en esta región del este alemán, Lusacia, tradicional zona carbonífera, todavía está muy presente. Solo esta mina extrae 15,8 millones de toneladas de lignito o carbón marrón, el más contaminante de todos porque es necesario quemar más cantidad para producir energía.

Seguir leyendo

Leave a Reply