Las noticias

El viaje de la obra de Banksy dedicada a las víctimas del Bataclan acaba en Italia

La puerta de Banksy.La puerta de Banksy.UFFICIO STAMPA CARABINIERI / Reuters

El viaje de una de las obras más emblemáticas de Banksy ha terminado. Año y medio después del robo, el mural dedicado a los fallecidos en Bataclan —el local que sufrió un atentando islamista el 13 de noviembre de 2015 en París— ha sido encontrado en una casa del campo de la provincia de Teramo, en la región de los Abruzos, en el centro de Italia. La pintura representa a un personaje encapuchado con la cabeza baja en señal de luto por las víctimas del atentado, en el que murieron 90 personas que habían acudido al concierto de la banda estadounidense Eagles of Death Metal.

El importante hallazgo se ha producido gracias a la colaboración entre las autoridades judiciales italianas y francesas, que se han presentado juntas en una rueda de prensa en el Palacio de Justicia de L’Aquila, al lado de la pieza, que no sufre daños de gran importancia.

La obra fue pintada a finales de junio de 2018 y desapareció el 26 de enero de 2019, cuando un grupo de personas enmascaradas, según mostraron las cámaras de seguridad, cortó la puerta de emergencia del teatro con sierras eléctricas y se la llevaron.

Bataclan siempre defendió su decisión de mantener la obra de Banksy en el exterior del local, a pesar del riesgo que suponía: “La propia esencia del arte urbano es dar vida a una obra de arte en un entorno particular, y estamos convencidos de que esa obra solo tenía sentido en ese lugar [la puerta de emergencia]. Esa es la razón por la que habíamos deseado dejarla libre, en la calle, accesible a todos”, anunciaron en un tuit tras el robo los responsables del local, que esperan que pueda volver a establecimiento lo antes posible.

“No tenemos detalles concretos sobre por qué la puerta de emergencia de Bataclan se hallaba en Italia y, en particular, en los Abruzos. Lo importante es que hemos recuperado una obra que representa un recuerdo trágico, y que es el símbolo de la lucha contra el terrorismo no solo de un país sino del mundo entero”, recordó el fiscal general de L’Aquila, Michele Renzo.

Los detalles de las vicisitudes por las que pasó la obra de Banksy desde su salida de París no han sido revelados, aunque se sabe que su viaje incluyó diferentes etapas internacionales antes de acabar en la casa donde los carabineros la encontraron “bien escondida” en un almacén.

“Fue trasladada por diferentes lugares y conservada en los Abruzos de forma inapropiada para una obra de este tipo”, señaló Renzo. Dentro de la vivienda donde fue encontrada la pintura residían ciudadanos chinos que, de acuerdo con el comandante provincial de los carabineros de Teramo, Emanuele Pipola, no eran conscientes del valor de la obra.

Varios medios citan como sospechoso a un ciudadano francés con residencia en Tortoreto, cerca de Teramo, donde gestiona un hostal, pese a que las autoridades no lo han detenido. El fiscal Renzo descartó también que el móvil fuera terrorista o que tuviera alguna conexión con los autores de la matanza de 2015. Sostiene, al contrario, que la razón fue económica y relacionada exclusivamente con el valor de la obra, que no ha sido cuantificada, aunque dijo: “Tiene valor incalculable. Es como si se preguntara cuánto vale el dolor de Francia”. “Yo, que soy muy clásico en mis gustos, tengo que confesar la emoción que he sentido cuando la he visto”, añadió.

No es la primera vez que un trabajo de Banksy sufre algún incidente. El último ocurrió en febrero de este año, cuando un mural pintado en Bristol, su ciudad, que retrata a una niña que lanza flores con una honda, fue vandalizado con las iniciales BCC (Black Carbon Copy, Copia en carbón) y wankers (“idiotas”). El artista respondió irónicamente en su cuenta de Twitter a los grafiteros que “el boceto inicial era mucho mejor”.

Leave a Reply