Lo último

El timo de la mayor estatua del mundo para sacar dinero con el coronavirus

Si hay algo que se propague en la India con más rapidez que un virus son los engaños. La crisis originada por la pandemia global de la Covid-19 no solo ha multiplicado los bulos en el segundo mercado digital más grande del mundo, sino también las estafas por Internet. Hasta un 86% han crecido en las últimas cuatro semanas, según el Ministerio del Interior.

La mayor de ellas ha sido la virtual puesta en venta de la estatua más alta del mundo, por más de 3.200 millones de euros. Con el anzuelo de recaudar fondos de ayuda al sistema de salud en Gujarat, Estado indio en el que se levanta el monumento, la Estatua de la Unidad india —el doble de alta que la Estatua de la Libertad neoyorquina—, se ofrecía en la plataforma de venta on line de objetos de segunda mano OLX. 

“Intentamos asegurar que las cuentas para donaciones se verifiquen”, explicó Dilip Asbe, director ejecutivo de la Corporación Nacional de Pagos India, una organización nodriza para pagos minoristas. “Hemos cerrado todas las que tenían combinaciones ilegítimas del Fondo de Asistencia del Primer Ministro”, en referencia a la reserva de emergencia creada para combatir la epidemia de la Covid-19, que en la India ha causado ya más de 9.200 contagios y 331 muertes.

Y, ya antes de ese cierre de las cuentas, fuentes de interior habían confirmado haber recibido más de 8.300 denuncias de ciudadanos indios fuera y dentro del país, que habían destinado miles de dólares a cuentas falsas que imitaban y falseaban la del primer ministro, una campaña promocionada estos días por celebridades de todo el país. 

Además del intento con la estatua, otros timos ofrecían descuentos en Netflix o de la operadora local Reliance Jio para que los suscriptores se distraigan durante el confinamiento de los 1.300 millones de habitantes de la India. El Consejo para los Estándares de Seguridad de la Industria del Pago Digital también ha tomado buena nota de la alerta de los servicios secretos de EE UU, que avisaban de un potencial incremento de actividades cibercriminales durante crisis como la que ahora causa la pandemia.  

Con todo, puede que el intento de venta de la estatua india de 182 metros no sea más que una broma cínica para enmascarar una crítica al Gobierno del país. La inmensa efigie de acero y bronce es un tributo al primer ministro del interior de la historia de India, Sardar Vallabhbhai Patel, que reunificó los diferentes Estados principescos indios. Patel es ensalzado por el núcleo duro del actual Ejecutivo por su papel histórico en la independencia. Y no es ni Gandhi ni Nehru, que son ascendientes de los actuales líderes de la oposición.

Patel nació en el mismo Estado que el actual primer ministro, Narendra Modi, que mandó erigir esta mole con un coste 352,5 millones de euros ante las fuertes críticas de quienes argumentaban que era una ostentación en el segundo país del mundo con más habitantes por debajo del umbral de la pobreza. El desorbitado precio de venta on line se acerca más a la inversión media que la India hace en el sistema de salud de Gujarat (un 1,28% del PIB regional o alrededor de 2.262 millones de euros). 

Broma oculta o no, los timos son una constante en la India, donde no faltan ilusos a los que engatusar. Hace meses, un hombre de negocios de Nueva Delhi, la capital, invirtió 178.000 euros en un traje espacial que los estafadores, un padre y su hijo, prometían vender a la NASA y a la agencia espacial india (ISRO) por varios millones de euros. Ataviados con indumentarias plateadas a modo de astronautas, la policía hizo viral en redes fotos y vídeos de los timadores, que resultaron ser un dúo en activo desde los 90; convencían a sus víctimas con todo tipo de ventas raras, incluyendo espejos mágicos y serpientes de dos cabezas. 

Leave a Reply