Las noticias

El Supremo eleva de una a tres las penas de prisión permanente revisable del asesino de Pioz

El Tribunal Supremo ha elevado de una a tres las penas de prisión permanente revisable para el asesino de Pioz, Patrick Nogueira, que en agosto de 2016 mató y descuartizó a sus tíos y dos primos. La Sala de lo Penal ha estimado el recurso de la acusación particular, que fue apoyado por la Fiscalía, e incrementado de 25 años a prisión permanente la pena que le impuso el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha por el asesinato de cada uno de los dos menores (un niño de 18 meses y una niña de 3 años y 10 meses).

El tribunal ha confirmado el resto de penas establecidas por la anterior sentencia, que eran de 25 años de prisión por el asesinato alevoso de la mujer, y prisión permanente revisable por el del hombre, por ser el último de los perpetrados cronológicamente, ya que fue en su caso se aplicó el artículo 140.2 del Código Penal que atribuye esta pena al procesado de asesinato que hubiese sido condenado por la muerte de más de dos personas (en este caso, los tres asesinatos previos).

La sentencia, de la que ha sido ponente el presidente de la Sala, Manuel Marchena, desestima íntegramente el recurso del acusado, que defendía entre otros puntos que debía imponerse una sola pena de prisión permanente revisable que englobara los cuatro crímenes, argumentando que por el último de los perpetrados cronológicamente se le había aplicado esa pena precisamente por haber cometido los tres asesinatos previos. El Supremo rechaza este argumento y aplica por el asesinato de los menores la hiperagravación derivada de la especial vulnerabilidad de estas dos víctimas. “Carecería de sentido que la muerte de tres o más personas fuera castigada con la misma pena que la muerte de una persona susceptible de ser calificada conforme al artículo 140 del Código Penal”, y “que ese desenlace fuera el resultado de una extravagante regla de consunción aplicada en gravísimos delitos contra la vida”, señala el Supremo.

El tribunal da la razón a la acusación particular e impone las penas de prisión permanente revisable por el asesinato de los niños en aplicación del artículo 140.1.1 del Código Penal, que prevé esa pena cuando “la víctima sea menor de dieciséis años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad”. El Supremo no cree que ello vulnere el principio ‘non bis in ídem’ (que impide condenar dos veces un mismo hecho) por la circunstancia de que se haya tenido en cuenta su minoría de edad para calificar el crimen como asesinato alevoso, es decir, que no pudieron oponer defensa alguna ante el agresor.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply