Deportes Las noticias

El regreso del increíble Hulk

En una época de dominio soporífero de Mercedes, lo bueno de la Fórmula 1 es que aún ofrece historias tan alucinantes como la de Nico Hulkenberg, que la semana pasada recibió la llamada de Racing Point para sustituir a Checo Pérez tras confirmarse el positivo por coronavirus del mexicano, y que este domingo (15:10 horas, Movistar Televisión) encabezará la segunda fila de la parrilla y saldrá el tercero en Silverstone, justo detrás de Valtteri Bottas y Lewis Hamilton. El finlandés le birló la pole position a su vecino de taller en los estertores de una sesión de ensayos que dejó a Carlos Sainz el 13º –comenzará el 12º beneficiado por la sanción a Esteban Ocon–.

Para hacer el relato todavía más retorcido, Hulkenberg no pudo tomar la salida el domingo pasado por culpa de na avería en la unidad de potencia de su monoplaza que se descubrió justo antes de comenzar. Y por si eso fuera poco, el alemán no obtuvo la confirmación de que esta semana iba a volver a correr hasta el viernes, cuando se confirmó que los análisis que se le realizaron a Pérez seguían dando positivo.

Para el germano, que a finales del curso pasado se quedó sin volante en Renault después de que la escudería del rombo contratara en su lugar a Esteban Ocon, esta supone su mejor posición de salida desde el Gran Premio de Austria de 2016, cuando corría con Force India –ahora Racing Point– y salió el segundo. “Han sido seis o siete días de locos. Pasé del subidón de saber que volvería a correr en F1 al bajón del domingo, cuando no pude participar en la carrera. Todo muy extremo”, reconoció el Emmerich, que trabaja para volver a ponerse en el mercado. “Este fin de semana me siento mucho más preparado, mucho más a gusto con el coche”, añadió Hulk, como se hace llamar y como habitualmente lucía en su casco.

Racing Point vive instalado en el foco desde hace días. Ya no tanto por la maniobra con Hulkenberg, que también, sino por aquello que representa después de ser condenado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA) tras ser declarado culpable de plagiar los conductos de freno del Mercedes de la temporada pasada. Hasta cinco equipos apelaron a la sanción –400.000 euros y la pérdida de 15 puntos en la clasificación reservada a los constructores– por considerarla demasiado tibia. El recorrido de esta causa promete ser largo, sobre todo si tenemos en cuenta la competitividad exhibida por el RP20, un bólido que desde que se presentó el pasado invierno en Montmeló, en los ensayos de pretemporada, se identificó como una copia del prototipo campeón de 2019. La tercera posición de Hulkenberg en la cronometrada de este sábado confirma que, en efecto, el Racing Point es el Mercedes de entonces pero pintado de rosa.

Leave a Reply