Deportes Las noticias

El Real Madrid peleará por la Liga ACB tras rendir al Valencia

El Real Madrid disputará la final de la Liga ACB por novena vez en las 10 temporadas de Laso en el banquillo. Los blancos rindieron al Valencia Basket (80-77) en un partido agónico gracias al dominio de Garuba (16 puntos y 14 rebotes) y Tavares y a la bravura de Llull (13 puntos y cinco asistencias), y se medirán en la final por el título ante el vencedor del tercer partido entre Barça y Tenerife.

El triunfo del Madrid fue el 596 de Laso en 772 partidos (77,2%), lo que le convierte en el entrenador con más victorias en la historia del club por delante de Lolo Sainz (595 en 734 encuentros).  Desde la salida del Madrid del Pablo Laso jugador, en 1997, hasta su segunda llegada al club, como técnico, en junio de 2011, los blancos solo disputaron cuatro finales ligueras en 14 años. Esta será la novena de la ACB en su década en el banquillo, la 29ª en total sobre 40 posibles. Una de las más sufridas por los problemas físicos de su equipo y por la resistencia de un potente Valencia, que estiró orgulloso la pelea pero echó en falta algún Kalinic más. Garuba impuso su vigor incontenible y Llull su jerarquía indeleble.

La final por estar en la final se convirtió en un duelo claustrofóbico desde el inicio, racheado y disputado, pero siempre con el Madrid un paso por delante. Causeur (ocho puntos y dos triples en los primeros seis minutos) y Garuba (siete puntos, cuatro rebotes y dos robos en ese tramo) impulsaron de salida a los blancos, y Van Rossom remó en busca de soluciones para el Valencia. La buena puesta en escena de los locales (17-10) se vio alterada por otro contratiempo. Un mal estiramiento dejó a Alocén tocado del abductor y provocó la salida anticipada a pista de Llull, rescatado del parte médico sobre la bocina. Pero un triple lejano del propio Llull permitió a los de Laso mantener el dominio en el marcador después de una ráfaga de Prepelic que había reenganchado al equipo taronja (22-18, m. 10).

Tavares quedó atenazado por la defensa valencianista y el Madrid se defendió en el segundo cuarto con los puntos de Rudy y la aparición episódica de Poirier, bregando con solvencia a pesar de cargar con dos faltas tempraneras. Mientras tanto, el Valencia completó su rearme con el cemento de Kalinic y Tobey. Subieron las revoluciones, bajaron los guarismos y comenzaron a contar la experiencia y las reservas físicas. Carroll dio un paso al frente ganándole el baile a Vives, pero entre Prepelic y Dubljevic se las apañaron para equilibrar el pulso (39-39). La escasa diferencia a favor de los blancos al descanso la marcó Garuba con un triple desde el rincón de la pista (42-39, m. 20). Para entonces, el expediente del canterano madridista, con 10 puntos y siete rebotes en la primera mitad, era lo más destacado en el equipo de Laso frente a un rival más gremial pero con menos determinación.

MÁS INFORMACIÓN

En la reanudación, el Madrid resistió primero y aceleró después. Tavares, esta vez sí, apuntaló el dominio de Garuba en la pintura y, haciendo hucha desde el rebote ofensivo, los blancos estiraron su renta. Con un parcial de 12-4, los de Laso pasaron del 47-46 al 59-50 antes de entrar en la recta de meta. Se ofuscó el Valencia desde el perímetro, con un uno de cinco en triples en ese tramo, hasta que llegó un bingo de Sastre que resultó balsámico para su equipo. Hermannsson y Tobey acortaron entonces la desventaja y regresaron las apreturas al marcador (59-57, m. 31).

Sin embargo, antes de que el Valencia completara otro reenganche, respiró el Madrid con un triple de Taylor y dos más de Llull. En una sístole y diástole de cadencia madridista, fue Kalinic el que se encargó de ajustar cuentas nuevamente. Del 68-59 al 68-67 a falta de cinco minutos. Pero tampoco en esa ocasión los de Ponsarnau completaron la remontada, siempre cerca y lejos a la vez. Ahí firmó la derrota el conjunto taronja. Con Alocén y Llull alternándose el mando y Tavares y Garuba agigantados en el rebote, los blancos vieron la luz y sellaron el pase a la final de la ACB. La 28ª de 38 posibles en la era Laso, el entrenador con más triunfos en la historia del club (596).

En sus 14 temporadas al frente del banquillo madridista (1975-1989), Lolo Sainz firmó un balance de 595 victorias, seis empates y 133 derrotas en 734 partidos, con un 81% de triunfos. El mejor porcentaje de los entrenadores del club lo mantiene el histórico Pedro Ferrándiz, con 414 victorias en los 490 encuentros que dirigió en 13 temporadas (84,5%). Los 69 títulos que resultan de sumar los 27 que conquistó Ferrándiz, los 22 de Sainz y los 20 que lleva Laso suponen el 76% de las vitrinas del Madrid (91 trofeos en 90 años de historia de la sección). El Madrid está en la final de la Liga ACB en busca del 21º trofeo de la era Laso.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Reply