Las noticias

El número de víctimas de violencia de género contabilizadas cae un 8% en 2020 por el efecto del confinamiento

Manifestación en Sagunto por la muerte de una vecina a manos de su expareja.
Manifestación en Sagunto por la muerte de una vecina a manos de su expareja.Ana Escobar / EFE

El número de mujeres víctimas de violencia de género disminuyó un 8,4% durante 2020. El dato, recogido en un estudio publicado por el Intituto Nacional de Estadística (INE) este martes, se refiere a los casos en los que la justicia dictó órdenes de protección o medidas cautelares. En un año pasaron de 31.911 a 29.215. El descenso fue más pronunciado durante los meses del confinamiento domiciliario debido a la pandemia, con caídas próximas al 20% en marzo y abril. La media de edad sitúa a la víctima de este tipo de violencia en los 37 años, ya que casi la mitad, el 48,3%, tenían entre 30 y 44 años, según la Estadística de violencia doméstica y violencia de género relativa al 2020. Durante ese año 45 mujeres murieron a manos de sus parejas, el dato más bajo desde 2003.

Más información

Sin embargo, menos víctimas contabilizadas no significa menos violencia hacia las mujeres. Para Miguel Llorente, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género, el confinamiento ha sido determinante. Al restringir las salidas de los hogares, el control por parte de los maltratadores se volvió aún más extremo e hizo más complicado interponer denuncias para las víctimas. La prueba de ello es que, durante los meses de encierro, las llamadas al 016, el teléfono de atención a las víctimas, aumentaron un 41,4%, con respecto al mismo periodo del año anterior, y las consultas telemáticas por correo electrónico subieron un 450,5%, según datos del Ministerio de Igualdad. La psicóloga especializada en violencia de género Marisol Rojas, que trabaja en asistencia a las víctimas, explica que muchas mujeres llamaban cuando salían a hacer la compra. “Mi trabajo durante esos meses no disminuyó para nada. Lo que intentábamos era hacer un seguimiento para contener la situación porque no podíamos actuar como lo habríamos hecho en condiciones normales”, cuenta.

El análisis del INE recoge información del registro del Ministerio de Justicia tanto de víctimas como de denunciados, con órdenes de protección o medidas cautelares por violencia de género, y confirma una tendencia a la baja que ya anticipaban los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en enero. Miguel Llorente cree que las denuncias que se presentaron en 2020 eran las de casos que resultaban insostenibles, los más graves, y por eso quedó oculta una parte de la violencia. En 2020 se ha denunciado menos, y también las condenas han sido menos, en concreto un 8,5% con respecto al año previo a la pandemia. Por el contrario, las absoluciones en los tribunales han aumentado un 13,5% en 2020 con respecto a 2019, lo que manifiesta que “el proceso de las investigaciones ha podido verse perjudicado por la situación de pandemia”, según señala Llorente.

La estadística del INE también se refiere a la violencia doméstica, aquella que sucede dentro de una familia, ya sea ejercida por un hombre o una mujer. Los datos muestran que, al contrario que la violencia de género, ha aumentado. En total se registraron 8.279 víctimas, lo que supone un aumento del 8,2%, de las cuales el 61,4 % fueron mujeres y el 38,6 % hombres. El mayor número de víctimas de este tipo de violencia se encuentra entre menores de 18 años, una de cada cuatro. Llama la atención la relación que existía entre el agresor y el denunciante: de cada diez casos, en cuatro las víctimas fueron el padre o la madre (38,4%), en tres los hijos (29, 2%), y uno el hermano (9,9%). “Si en unas circunstancias tan especiales como las del confinamiento, estos dos tipos de violencia [de género y doméstica] siguieron tendencias opuestas, solo puede significar que se trata de problemas diferentes que debemos tener cuidado en no mezclar”, apunta el exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género.

Leave a Reply