Las noticias

El novio de José Bono Jr. denuncia a quienes le acusan de cobrar comisiones por los tests del coronavirus

Esta misma semana la Policía ha cifrado ya en más de un millón y medio las cuentas creadas en las redes sociales para manipular la información sobre la pandemia, pero ni esta información ni la facilitada por los mandos policiales en sus comparecencias ante los medios de información han evitado que un bulo, que los afectados califican de calumnias, haya corrido como la pólvora en Internet con categoría de información. Se trata del que afecta a Aitor Gómez, pareja de José Bono Rodríguez, hijo del exministro socialista y expresidente del Congreso de los Diputados.

Gómez, que es joyero de profesión, ha sido acusado en la redes sociales de actuar como intermediario en la compra de test de detención del coronavirus que resultaron ineficaces y de cobrar una comisión por ello. En esas informaciones se hacía hincapié en su relación sentimental con el hijo jinete del político socialista y, en los casos más hirientes, a su condición sexual, ya que la pareja anunció el pasado noviembre su intención de contraer matrimonio el próximo mes de junio. Los primeros días los afectados prefirieron guardar silencio sobre lo que consideraron un bulo y un ataque premeditado al que era mejor no dar alas, pero ante la extensión de la falsa información decidieron actuar legalmente contra una noticia que califican de calumnias.

Según han confirmado a este periódico fuentes próximas a la familia, este martes 7 de abril Aitor Gómez “se presentó a las 19.50 horas ante la Policía Nacional para interponer una denuncia para que se proceda contra los autores de dichas publicaciones de acuerdo con lo establecido en las leyes”. Las mismas fuentes aseguran que “la noticia que algunos calumniadores divulgan en las redes referidas a Aitor Gómez Mesa, imputándole conductas delictivas, es una falsedad sin fundamento alguno”.

Aitor Gómez, pareja de José Bono Jr. desde hace más de cuatro años, también ha puesto el asunto en manos de un abogado penalista que será quien le guíe “para que tome las decisiones que procedan”. Aunque ninguno de los implicados han querido realizar manifestaciones “para no ayudar a los que ahora se dedican a la calumnia y a la difamación de la gente honorable”, según ha expresado un familiar directo, es indudable el malestar y dolor que han generado estas polémicas publicaciones en redes sociales en los protagonistas y las personas allegadas.

Tanto José Bono Jr. como Aitor Gómez y sus respectivas familias se encontraban felices hasta hace solo unos días ante la inminente boda de la pareja, un enlace que estaba previsto se celebrara en el Ayuntamiento de Toledo el próximo mes de junio y que ahora está pendiente de la evolución del confinamiento a la que ha obligado el coronavirus.

José Bono Rodríguez anunció su enlace en la revista ¡Hola! en noviembre de 2019, en un enlace que la pareja quiere celebrar por todo lo alto, primero con una ceremonia civil oficiada por la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y después con una fiesta en el palacio de Galiana. Bono Rodríguez, que es jinete profesional y posee un centro hípico en Toledo, La Almenara, en el que también participa su familia, había mantenido hasta ese momento un perfil muy discreto en lo que se refiere a su vida privada, no así en la profesional.

Aunque estudió Periodismo no ha ejercido la carrera y su trabajo se ha centrado en su pasión: los caballos. El anuncio de su boda cuando él tenía 35 años y su novio, Aitor Gómez, 24, les situó en el ojo de la opinión pública. José es el tercer hijo, el único varón, del matrimonio formado por José Bono y Ana Rodríguez, separados desde 2010 tras casi 30 años juntos. Su hermana mayor es Amelia, esposa de Manuel Martos, hijo de Raphael y Natalia Figueroa; la mediana es Ana y la más pequeña es Sofía, a quien la pareja adoptó en Chile en el año 2001, cuando apenas tenía siete meses.

Pese a la posición política de su padre, los hijos de Bono han llevado una vida bastante anónima. “Jamás tuvimos guardaespaldas. Mi madre se negó. Hemos vivido una vida de niños normales en nuestros colegios públicos y viajando en los coches de los padres de nuestros amigos”, ha contado el jinete el alguna ocasión. Igual que no ha dudado en reconocer que se siente “profundamente de izquierdas”.

Leave a Reply