Las noticias

El mensaje de Giorgio Armani al mundo de la moda: “Yo no quiero trabajar así, es inmoral”

Giorgio Armani fue uno de los primeros en comprender la gravedad de la situación y en tomar medidas de prevención contra el coronavirus, con la presentación a puerta cerrada de su colección de otoño-invierno en la Semana de la Moda de Milán, el pasado 23 de febrero. El diseñador tomó la decisión antes de que el Gobierno decretara cualquier medida de distanciamiento social y cuando el país transalpino registraba un centenar de contagios y dos fallecidos. Ahora ha vuelto a adelantarse y ha sido también uno de los primeros en pensar en lo que vendrá después de esta emergencia sanitaria, cuando se recupere la normalidad. Espera que esta crisis sea una oportunidad para cambiar lo que no estaba funcionando y para redefinir un nuevo panorama en un sector, que como ha apuntado el estilista, en las últimas décadas ha estado marcado por un ritmo frenético de diseño,manufactura y entrega, con su consiguiente pérdida de identidad.

El diseñador italiano ha escrito una reflexión muy crítica con la forma en la que se está produciendo y en la que se está vendiendo en la actualidad, una cuestión espinosa, muy debatida, por otra parte, desde hace varios años. Armani cuestiona los excesos del actual sistema de la moda, basado en el consumo masivo y la superproducción, sin atender al medioambiente, en una carta publicada en la revista estadounidense Women’s Wear Daily, (WWD). “Ya no quiero trabajar así, me parece inmoral”, ha clamado.

El modisto, de 85 años, reprueba en su misiva el exceso de oferta y la rapidez con la que se suceden las colecciones y habla de un “desajuste criminal” entre el tiempo meteorológico y las estaciones comerciales. También reclama un calendario más sensato. “El declive del sistema de la moda, tal y como lo conocemos, comenzó cuando el sector del lujo adoptó los modos de funcionamiento de la moda rápida con un ciclo de entrega continuo, con la esperanza de vender más”, razona. Y añade: “No tiene sentido que una chaqueta o un traje mío esté en la tienda durante tres semanas, que se vuelva inmediatamente obsoleto y sea reemplazado por una nueva mercancía, no demasiado diferente de la anterior”.

En una entrevista con el diario italiano La Repubblica, el diseñador ha insistido en la misma línea y ha lamentado que “las finanzas se han impuesto a la creatividad”. Ha señalado también que lo que ha impedido relajar el ritmo de producción, algo cada vez más reclamado en los últimos tiempos desde diferentes frentes, ha sido “la codicia por obtener beneficios, y la creencia de que en los mercados emergentes se mantendría el ritmo frenético y vertiginoso del consumo”.

El diseñador, un referente de autoridad indudable en la industria de la moda, pide un cambio de paradigma en el sector y que se convierta esta crisis en una “oportunidad para volver a dar valor a la autenticidad”. También carga contra la proliferación de desfiles, convertidos en espectáculos grandilocuentes. “Basta con la moda como un juego de comunicación, con desfiles en todo el mundo solo para presentar ideas insípidas. Basta de entretenimiento con grandes espectáculos que hoy se revelan como lo que son: inapropiados y vulgares”, dice. Y reprocha los viajes contaminantes y el “desperdicio” de recursos económicos para llegar a las pasarelas de todo el globo.

“El momento que estamos atravesando es turbulento; pero nos ofrece la oportunidad única de arreglar lo que está mal, de eliminar lo superfluo, de encontrar una dimensión más humana. Esta es quizás la lección más importante de esta crisis”, ha reflexionado.

Giorgio Armani, al igual que otras muchas firmas, tiene actualmente la colección de primavera-verano 2020 paralizada, puesto que las tiendas están cerradas. Ahora ha anunciado que estas semanas su equipo está trabajando para que sus creaciones estivales, a diferencia de lo que se suele hacer, permanezcan en los escaparates al menos hasta septiembre, “como es natural”. El estilista cree que volver a hacer todo como antes sería un peligro. “Tenemos la oportunidad de reducir la velocidad y reajustar todo para dibujar un horizonte más auténtico. El momento que atravesamos es dramático pero podemos cambiar lo que no funcionaba y mejorar”, ha subrayado.

Está convencido que la clave para volver a poner todo en marcha pasa por recuperar la esencia de la moda. “Siempre he creído en el concepto de elegancia atemporal. No es solo un código estético, sino también un modo de hacer ropa que a su vez sugiere una forma precisa de comprarla. Es decir, para que dure”, ha apuntado. También aconseja a las pequeñas firmas y a los jóvenes diseñadores que se centren en la autenticidad. “Cuando salgamos de esta pesadilla, habrá un gran deseo de belleza, pero también de lógica, estoy seguro”, ha dicho.

El diseñador ha donado dos millones de euros para combatir la emergencia y está fabricando en sus plantas de producción materiales de protección para los sanitarios.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply