Deportes Las noticias

El Madrid va como un tiro

El fútbol tiene momentos súbitos. ¿Quién demonios hubiera arriesgado un céntimo a que por una noche Jovic sería Benzema? El serbio, en el camión escoba desde su llegada a Chamartín, entró de urgencia en el Reale como un soldado raso y dejó el estadio como portada de una noche tan inopinada para él y para el madridista más eufórico. Al cuarto de hora se rompió Benzema, que parecía eterno, e irrumpió de puntillas Jovic. Poco a poco se familiarizó con la cofradía hasta fundir a la hasta entonces competente Real Sociedad. Primero descargó de maravilla una pelota para el 0-1 de Vinicius. Después, sin demora, cazó un cabezazo terminal. Jovic convertido en el enemigo más inesperado de los de Imanol, que resistieron lo que tardó el balcánico en volver a sentirse futbolista.

Seguir leyendo

Leave a Reply