Lo último

El hospital digital mejora la vida de los pacientes

Sentir de repente un fuerte dolor en el pecho en plena calle. Sacar el móvil y ver en la pantalla una alerta cardíaca. Lo siguiente es ponerse nervioso. Puede que esa persona esté sufriendo un ataque al corazón. Pero también se siente segura. Sabe que esa alerta ha llegado en tiempo real a su médico y que en Sanitas se han activado ya los protocolos para actuar. En poco tiempo, una ambulancia le recoge y la lleva al hospital. Ha salvado su vida.

Es solo un ejemplo del impacto que la digitalización y la tecnología tienen ya en la salud del ser humano. Pero hay más. Videoconsultas para ir al médico desde la tableta y sin salir de casa, avisos de toma de medicamentos, geolocalización, control de algunos niveles como peso, frecuencia cardíaca, presión arterial…

Sanitas ha puesto en marcha varias soluciones digitales de salud para romper las paredes físicas de los hospitales y salir al encuentro de la necesidad de los pacientes en el momento y en el lugar en el que necesiten respuesta asistencial. Una de ellas es el Programa Salud Conectada, que permite monitorizar el estado de personas sin necesidad de que se desplacen al hospital ni interrumpan su vida a través de una combinación de wearables, big data e Inteligencia Artificial.

Los wearables son distintos en función de las condiciones de cada persona y proporcionan información biométrica al profesional asistencial que monitoriza la salud de cada paciente, de modo que se pueden tomar decisiones de manera preventiva para reconducir una reagudización de condiciones clínicas antes de que se produzca y sin que el paciente tenga que llamar o escribir al médico para proporcionarle la lectura de sus indicadores. Es el nuevo cuidado invisible.

‘Salud conectada’ monitoriza al paciente a través de wearables sin interrumpir su vida cotidiana.

Los wearables constituyen el núcleo del sistema y a ellos se asocian los diferentes dispositivos móviles del asegurado. Tanto el personal sanitario como el paciente tienen acceso a la historia clínica. Familiares o cuidadores también lo tendrán si cuentan con el permiso adecuado.

Otra de las ventajas que ofrece la compañía en cuanto a salud digital es el producto Blua, a través del cual se tiene acceso a la videoconsulta. En ella confluyen varias virtudes altamente valoradas. “Facilita el acceso del enfermo cuando lo necesita. Es una optimización del tiempo enorme. Permite un tratamiento sin limitaciones de área, iguala la experiencia del acto médico a cualquier otra que tenemos en nuestro día a día o posibilita la continuidad de la asistencia”, indica el doctor Domingo Marzal, director Médico y de Innovación de Sanitas Hospitales.

De su importancia habla ya, según Marzal, “que algunos clientes nos elijan como compañía tanto por nuestras capacidades técnicas como por lo fácil que les ponemos la medicina”. El director de Innovación señala que “las personas que más usan las videoconsultas son las nacidas a partir de 1965, hombres y mujeres por igual que se conectan sobre todo con el móvil” . El doctor reafirma la importancia de esta cifra al recordar que “el 50% de la población de hoy está dentro de un grupo que tiene muy claras sus capacidades digitales”. Los resultados ofrecidos por Sanitas corroboran la importancia de esta modalidad de atención médica. Desde que comenzó a funcionar en 2015 su uso ha experimentado una gran progresión. El año 2019 se cerró con más de 42.000 videoconsultas. Son un 11% del total de consultas realizadas y han experimentado un crecimiento del 86%.

“Quienes más usan las videoconsultas son los nacidos a partir de 1965, hombres y mujeres por igual, conectándose con el móvil. El 50% de la población está en ese grupo” (Doctor Domingo Marzal, director Médico y de Innovación de Sanitas Hospitales)

También ha subido el número de médicos conectados y que trabajan con videoconsultas. A día de hoy se han superado los 2.300 facultativos. El propósito es finalizar el año en 2.600. A ellos se unen 28 médicos, 20 de medicina general y ocho de otras especialidades que atienden urgencias.

Los doctores dan cobertura a los pacientes en su horario normal, esto es, de ocho de la mañana a ocho de la tarde. En su cupo diario compaginan las consultas físicas y virtuales. Estas últimas se solicitan directamente desde la aplicación del asegurado. Luego recibe un enlace con el que se conectará el día y la hora elegidos.

Esta forma de trabajar es también muy valorada por los españoles. Un estudio elaborado por Sanitas refleja que el 61% de los encuestados no va al médico por falta de tiempo. Se calcula que acudir a consulta ocupa tres horas, frente a los ocho minutos de una visita virtual. Un mayor contacto con los que cuidan de nuestra salud redundará en una mejoría de esta. Otra ventaja de un futuro que ya está aquí.

Una guía pionera

Sanitas quiere compartir todo el conocimiento acumulado tras más de 25.000 consultas médicas a través de vídeo. Por eso, ha volcado su experiencia en una guía pionera y abierta a toda la comunidad médica. Su objetivo es ofrecer un instrumento para sacar el máximo partido de las nuevas metodologías. Y lo más importante, de forma científica, asegurando la calidad y la seguridad del paciente.

Un equipo formado por más de 160 médicos de 32 especialidades ha elaborado este documento. En él se pueden encontrar las herramientas que estos profesionales recomiendan usar para hacer correctamente una videoconsulta. Se incluyen las primeras visitas, las que se pueden hacer después y consideraciones concretas en algunas disciplinas. Este año está previsto revisar y actualizar esta guía para convertirla en un referente que sume en la construcción de la asistencia médica digitalizada de calidad que persigue la entidad.

Leave a Reply