Las noticias

El homenaje a Delibes y ‘los Santos Inocentes’ de Valdespina, un pueblo palentino de 30 habitantes

Aunque la foto se parece mucho, no está sacada de la película de Los santos inocentes. Azarías, por ejemplo, que posa con su pequeña graja, la milana bonita, no es Paco Rabal, sino Máximo, un vecino de Valdespina (Palencia) de 80 años “al que su nieta tuvo que convencer para que se pintara los dientes con Cola-Cao y sonriera”, cuentan a Verne por teléfono Blanca Martín y Daniel López, miembros de la asociación La Torre de Valdespina. Esta agrupación ha movilizado a los vecinos del pequeño pueblo, donde en invierno viven apenas 30 habitantes, para tomar esta fotografía. ¿Su objetivo? Hacer un homenaje a Delibes por el centenario de su nacimiento y ayudar a la supervivencia de esta pequeña localidad.

La imagen de los vecinos de Valdespina homenajeando a Delibes y su novela Los santos inocentes ha logrado miles de compartidos en diferentes perfiles de Twitter y Facebook desde su publicación el 12 de septiembre. Su finalidad, sin embargo, no era hacerse popular en redes. “El Diario Palentino organiza un concurso llamado Mi pueblo es el mejor: la foto del verano, y llevamos concursando 12 años”, cuenta Martín. “Hemos ganado cinco veces y logrado el segundo puesto en varias ocasiones”.

Para los vecinos de Valdespina, este certamen es más que una forma de entretenerse. “Hace ocho años, la torre de la iglesia del pueblo se derrumbó, y el dinero del concurso lo destinamos a organizar actividades para los vecinos y poder reconstruir la torre”, cuentan estos jóvenes. El primer premio del concurso es de 3.000 euros en metálico y 1.500 euros en vales de compra.

Delibes como homenaje y como símbolo

Martín y López, de 34 y 27 años, cuentan que para participar en el certamen del Diario Palentino, los vecinos de Valdespina se reúnen a principios del verano para pensar en la fotografía con la que concursarán. “La idea de hacer un homenaje a Miguel Delibes nos rondaba desde hace un par de años, y qué mejor que su centenario para reivindicarlo”, cuentan. Este 17 de octubre se cumplirán 100 años del nacimiento del escritor, al que la Biblioteca Nacional ha dedicado una extensa exposición que podrá verse hasta el 15 de noviembre.

Para Martín, el homenaje a Delibes es también un símbolo y una reivindicación de los pueblos de la España vaciada. “La España que recrea el escritor, aunque pueda parecernos lejana, ni lo es ni ha cambiado tanto”, opina. “El mundo rural sigue siendo duro, y un buen ejemplo puede ser el propio Valdespina: en verano, muchos rasposos [gentilicio de Valdespina] que vivimos en Palencia volvemos al pueblo, y hay movimiento y alegría, pero en invierno, que es aquí es muy frío, solo quedan 30 personas de las cerca de 100 censadas”, cuenta.

Este año, además, tanto Martín como López consideraban que era importante reivindicar lo rural. “Aunque el movimiento de la España vaciada lleva un par de años en auge, este año, con la pandemia, mucha gente ha empezado a mirar a los pequeños pueblos con otros ojos, e incluso están volviendo a ellos”, cuentan. Por eso, la situación actual también está reflejada en su fotografía de Los Santos Inocentes: el personaje de la Niña Chica, la joven en brazos de la imagen, lleva puesta una mascarilla. “Si dentro de una década alguien ve la foto, seguramente sabrá que fue tomada en 2020, el año de la pandemia”, cuentan.

La transformación de los rasposos en inocentes

La fotografía tomada por los vecinos de Valdespina recrea una de las escenas más conocidas de la adaptación cinematográfica de Los Santos Inocentes, dirigida por Mario Camus. En la película, un fotógrafo pasa frente a la casa donde vive la familia de Paco El Bajo y Régula, campesinos al servicio de unos señoritos en un cortijo extremeño. El fotógrafo les pregunta si puede tomar una foto a todos los miembros de la familia: Paco, Régula, sus cuatros hijos (Nieves, Quirce, Rogelio y Charito, la Niña Chica, que no puede hablar ni valerse por sí misma) y Azarías, el hermano con problemas de salud mental de Régula. El resultado es la imagen que ha sido utilizada como portada de decenas de ediciones de la película y que puedes ver a continuación junto a la recreación de los rasposos.

A través de Rocío Camus, hija del director de la película, Mario Camus, EL PAÍS ha hecho llegar el homenaje de Valdespina al realizador. “Me ha parecido divertido e ingenioso, y valoro el esfuerzo que han tenido que realizar”, cuenta Camus, de 85 años, por teléfono a Verne. “Preparar algo así y buscar a los personajes ha debido llevar mucho trabajo”. Martín y López lo confirman desde Valdespina: “No sé la de baúles de tías y abuelas que habremos abierto para dar con el vestuario, ni la de vueltas que habremos dado al pueblo para encontrar la localización [que es una casa abandonada decorada para la ocasión]”, cuentan.

El casting, sin embargo, no fue tan complicado. “Una vez que tuvimos clara la idea de lo que queríamos fotografiar, quedamos en la terraza del bar del pueblo para ver quién podía interpretar cada papel”, cuenta Martín. “Fue muy sencillo, porque todos nos conocemos y nos imaginábamos quién podría encajar en cada personaje, y porque en el pueblo todos son muy participativos, saben que esto es importante para dinamizar el pueblo”. En este vídeo publicado por la asociación La Torre de Valdespina puedes ver parte del proceso de preparación de la foto:

Valdespina no sabrá si su homenaje de Los santos inocentes es el ganador –por sexta ocasión– del concurso Mi pueblo es el mejor hasta noviembre. Si ganan, podrán ayudar a revitalizar el pueblo: “Con el dinero de otros años hemos comprado material para organizar actividades, como equipo de sonido y de iluminación, y ordenadores para los niños”, explica Martín. “Y este año hemos podido pagar también el proyecto de arquitectura para la nueva torre”, cuenta.

Si no ganan, el esfuerzo tampoco será en vano. “Más allá del concurso, lo importante es que, mientras estamos trabajando en él, el pueblo cobra vida: todos pasean para buscar localizaciones, buscar los vestuarios, encontrar los decorados…”, cuenta López. “La fotografía [de Los Santos Inocentes] es solo la parte más visual de nuestra revolución del medio rural. Ni estamos muertos, ni nos vamos a rendir”.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

Leave a Reply