Deportes

El hijo del pastelero que golea en la Eurocopa

Los padres del delantero checo Patrik Schick son pasteleros en Praga, pero él nunca quiso saber nada de dulces. Tampoco le gustaba mucho que fueran a verle jugar de pequeño, sobre todo su progenitor, que no paraba de hacer gestos de contrariedad tras cada fallo suyo sobre el campo. La situación le desestabilizaba tanto que un día explotó. “Tenía 12 años, era jugador del Sparta y estábamos en un torneo. Mi padre no dejaba de mover la cabeza y, cuando finalmente me gritó, no pude aguantar más, me giré hacia él y le saqué el dedo”, recordaba en 2017 en una revista de su país, Reportér. “¿Quién está jugando al fútbol aquí? ¿Él o yo? Mi padre nunca más volvió a hacerlo”, zanjó.

Seguir leyendo

Leave a Reply