Las noticias

El Gobierno rescatará las medidas sociales tumbadas por el Congreso

El objetivo del Gobierno es recuperar a través de iniciativas parlamentarias la mayor parte del bloque de reconstrucción social que salió derrotado en la votación de las conclusiones de la comisión de reconstrucción tras la covid-19 en el Congreso. El PP votó en contra, junto a Vox, Ciudadanos, PNV, EH-Bildu y grupos minoritarios. El PSOE y Unidas Podemos han comenzado a preparar iniciativas que presentarán en la Cámara para reforzar el cuidado de mayores fuera y dentro de las residencias bajo la premisa de que el trabajo de la comisión no habrá sido inútil si logran sacarlas finalmente adelante.

La sesión del 22 de julio en el Congreso quedará en la memoria de muchos parlamentarios y, desde luego, en la del PSOE y Unidas Podemos. Todo el trabajo de dos meses en la comisión de reconstrucción por la crisis del coronavirus quedó deslucido y poco acorde con el nivel de consenso que se había suscitado durante las sesiones. Vetos cruzados, bloqueos en alguna materia y alguna actitud intransigente llevó a que de los cuatro bloques solo se aprobara el de reconstrucción del sistema de salud y el europeo. La votación del económico habrá que repetirla por un fallo en la votación de una diputada de Unidas Podemos.

El mazazo para muchos fue el rechazo al bloque de reconstrucción social, que deja en el aire todos los planes para restañar la crisis derivada de la pandemia. El conflicto por la enseñanza concertada, que en un principio se quedaba fuera de las ayudas aunque fue corregido con una enmienda de última hora, frustró el resto de los acuerdos. Tras el disgusto inicial, el Gobierno, el grupo socialista y el de Unidas Podemos decidieron empezar a trabajar para transformar en iniciativas parlamentarias las propuestas rechazadas por el Congreso.”Todo el trabajo realizado será una referencia muy importante para emprender iniciativas desde el grupo socialista”, admiten fuentes de la dirección. Sus impulsores, la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, y el secretario general, Rafael Simancas, tienen mucho avanzado porque estuvieron al tanto de lo aprobado en los bloques en los que han trabajado parlamentarios socialistas. El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, también participó en la comisión.

Con el grado de acuerdo que hubo en la casi totalidad de los contenidos del bloque social, los partidos del Gobierno de coalición confían en que no sea complicado sacar las iniciativas adelante una vez se presenten. Derechos sociales, sistema de cuidados y educación son las partes que nutrirán las medidas. Los negociadores del PSOE y de Unidas Podemos resaltan “la calidad de las propuestas y el paso por la comisión de expertos de gran nivel”.

De esa comisión salió el impulso de un pacto social para la racionalización de los horarios laborales y la regulación del teletrabajo, tarea en la que ahora está muy empeñada la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con los agentes sociales. Pero las primeras acciones que el PSOE y Unidas Podemos quieren poner en marcha son las de atención a las personas mayores y el refuerzo de sus cuidados.

En este bloque rechazado por el Congreso está la propuesta para estudiar la medicalización de las residencias y su vínculo directo con los centros de salud y con un hospital de referencia para que la atención, en caso de ser necesaria, sea inmediata.

Los portavoces consultados aseguran que más allá del tema que dividió los apoyos —la enseñanza concertada— en el bloque social había medidas de máxima relevancia. Entre ellas, los partidos de la coalición están dispuestos a poner en marcha iniciativas para rescatar los planes de contingencia con las comunidades autónomas para prevenir posibles situaciones de rebrotes de la covid-19 garantizando el derecho a la salud de los mayores.

La protección de los desempleados cuando ya han agotado todas las ayudas, el alargamiento de las moratorias para los desahucios y prorrogar el mantenimiento del suministro eléctrico para quienes no pueden pagarlo son otras de las propuestas que se rescatarán del documento arrumbado por la mayoría del Congreso: 175 noes frente a 172 síes.

Las iniciativas se irán presentando poco a poco dando prioridad a aquellas relacionadas con el cuidado de los mayores, ya que los partidos del Ejecutivo consideran que su atención es de primera necesidad después de su sufrimiento durante la pandemia.

La negociación encalló por no incluir expresamente a la educación concertada en el reparto de los 2.000 millones de euros que consiguió la ministra de Educación, Isabel Celáa, de los 16.000 a repartir entre las autonomías. Pero hay muchas medidas de educación y entre ellas se destaca el fortalecimiento de la educación pública, al aumentar sus recursos y ampliar las becas. En la pandemia también se ha visto la necesidad de aumentar la educación pública de 0 a 3 años y se ha puesto al descubierto, al ser obligatorio el estudio online, que la inmensa mayoría de los niños que no tiene ordenador ni tableta van a la escuela pública. Por esta distinción entre enseñanza pública y concertada naufragó todo el bloque social.

Leave a Reply